Lima.- El ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, adelantó hoy que la economía peruana se habría acelerado en los meses de julio y agosto, lo cual fortalece las expectativas de un crecimiento del PBI de 3% para el 2019.

"Según hemos visto algunos indicadores adelantados el cremimiento del PBI en julio habría sido mejor que en junio y en agosto mejor que en julio", manifestó en su presentación en la Comisión de Presupuesto del Congreso de la República.

Así, continuó, hemos tenido que mayo fue mejor que abril y que que junio fue mejor que mayo, e igualmente tendremos que julio habría sido mejor que junio y agosto mejor que julio.

Cabe recordar que la producción nacional creció 2,62% en junio de este año, acumulando una evolución positiva durante 119 meses consecutivos, impulsada por el dinamismo del consumo y el sector construcción, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Sectores primarios. Oliva indicó que esta mejora se logra por una recuperación de los sectores primarios, los cuales se contrajeron en la primera mitad del año y afectó el desempeño del Producto Bruto Interno (PBI).

Refirió que tuvimos un primer semestre atípico con un crecimiento negativo del PBI primario en 3.1% compensado, sin embargo, con la expansión del PBI no primario que creció 3,3% con un promedio ponderado de 1,7%. 

"Para el segundo semestre las cosas pintan mejor pues estos choques se han ido disipando, asociados con la minería la manufactura primara y la pesca, mientras que hubo una resiliencia de la demanda interna", anotó.

En esa línea, sostuvo que la economía peruana viene registrando desde junio una "lenta pero sostenida "recuperación".

"Estos últimos datos fortalecen las expectativas que apuntan a un crecimiento del PBI de 3% a fin de año", subrayó.

Demanda interna. Afirmó que la demanda interna será un elemento importante en la recuperación sostenida de la inversión privada.

“Tuvimos una inversión privada decreciendo o estancada por dos años, pero el año pasado se recuperó y la idea es tener este año una tasa de expansión similar a la del 2019”, manifestó. 

Política monetaria. Finalmente, Oliva refirió que la tasa de interés real de política monetaria del BCR es muy cercana a cero (está en 2.50% actualmente) y sus efectos servirán en los próximos seis o nueve meses. 

“Se espera que (este bajo nivel de tasa de interés de referencia) ayude al consumo y a la inversión privada desde enero próximo”, sostuvo.