La Paz. Economistas y empresarios señalaron que los escenarios que se vislumbran en Bolivia durante y después de la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) incluyen una compleja recesión económica, deflación e indicadores macroeconómicos con cifras negativas que afectarán la estabilidad del país.

Ante esta situación comenzaron a ventilarse propuestas urgentes de corto, mediano y largo plazo que permitan enfrentar la crisis económica, orientadas a la reactivación de los sectores productivos, el incremento de exportaciones, la flexibilización impositiva, el evitar el déficit fiscal, el apelar a los créditos con bajos intereses, y el diseño de un plan de emergencia que evite el cierre de unidades productivas y el desempleo.

El economista y docente de la Universidad Católica de Bolivia, Gonzalo Chávez, dijo a Xinhua que es un hecho que Bolivia debe enfrentar una recesión y deflación, debido a que la pandemia paró la economía y pone en riesgo la estabilidad boliviana.

El experto consideró que es urgente un "macroplan" que reactive la economía boliviana para encarar este momento complejo.

"La pandemia mundial del coronavirus ha conducido al paro a muchas de las economías del mundo, con el cierre temporal de sus industrias y la baja demanda de materias primas y energéticos, sumado a la crisis del precio del crudo, la paralización del aparato productivo, inversiones paralizadas, entre otros, que han dejado a Bolivia en una situación de crisis que obliga a replantear medidas poscoronavirus", afirmó.

"Estamos en un momento muy difícil: mientras la pandemia sigue su avance, el país está paralizado, las empresas tienen problemas de liquidez, los empleos están en riesgo, y es hora de encarar medidas urgentes para evitar un mayor descalabro", dijo el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Rolando Kempff.

Al contrario del pasado, en Bolivia la pospandemia parece que será de deflación, es decir, de reducción en el nivel de precios que tendrá efectos en los indicadores macroeconómicos, añadió el experto.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Rolando Kempff, pidió este lunes, en entrevista con un medio local, tomar en cuenta con seriedad los planes poscoronavirus ante una inminente crisis y recesión en Bolivia.

"Estamos en un momento muy difícil: mientras la pandemia sigue su avance, el país está paralizado, las empresas tienen problemas de liquidez, los empleos están en riesgo, y es hora de encarar medidas urgentes para evitar un mayor descalabro", añadió.

Calculó que más del 20% de las empresas han planteado que tendrían que cerrar si no encuentran alternativas de reactivación, ya que muchas compañías sufren problemas de liquidez.

Ratificó las demandas de su sector para que el gobierno no vulnere los principios de igualdad en el ámbito tributario.

En ese sentido, solicitó que se prorrogue el pago del Impuesto a las Utilidades de las Empresas para todos los sectores.

Consideró urgente la creación del Comité Interinstitucional de Emergencia, instancia público-privada que debe analizar la situación más allá de la emergencia sanitaria.

En tanto, el economista, internacionalista, docente de la Universidad NUR y ejecutivo del Observatorio de Diversificación de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo, Juan Pablo Saucedo, manifestó este lunes a Xinhua que la pandemia de COVID-19 está "destrozando la estabilidad de Bolivia".

Recordó que el país arrastra una incertidumbre económica y política desde 2019, y que se profundizó con la crisis del coronavirus a partir de marzo de 2020.

Frente a este panorama, consideró que es importante buscar la reactivación económica del país aplicando una inyección de liquidez, tanto a la oferta como a la demanda.

Planteó que los recursos deben ser invertidos en el sector productivo, en las áreas de minería, construcción, producción agropecuaria y seguridad alimentaria.

"Así se preservará el aparato productivo, el empleo y el sistema financiero", añadió.

No obstante, consideró que para llevar adelante el programa de inversiones en el sector público y privado se debe buscar financiamiento bilateral y multilateral.