Quito. Ecuador colocó US$1.000 millones en bonos soberanos a 10 años, a una tasa de 10,75%, dijo el lunes el Ministerio de Finanzas del país sudamericano al considerar que fue emitido en "las mejores condiciones" dentro de la situación actual del mercado internacional.

Los recursos obtenidos de la colocación del bono serán utilizados para fortalecer las reservas internacionales ecuatorianas y financiar el presupuesto del Estado, que presenta necesidades de financiamiento por unos US$8.000 millones en este año.

"Ecuador ha estado siempre atento a una ventana de oportunidad para salir a los mercados y esta emisión no significa que se cierre el permanente diálogo y comunicación con otras potenciales fuentes de financiamiento, como los organismos multilaterales y China", agregó el ministerio en un comunicado.

El país andino enfrenta problemas de liquidez por un abultado déficit fiscal y un agresivo endeudamiento externo, producto de gastos "excesivos" en la última década del gobierno de Rafael Correa, según la actual administración.

El ministerio informó que el rendimiento obtenido para el bono fue inferior en 25 puntos porcentuales al 11% fijado en la guía inicial, según reportó más temprano IFR, .

El ministerio informó que el rendimiento obtenido para el bono fue inferior en 25 puntos porcentuales al 11% fijado en la guía inicial, según reportó más temprano IFR, un servicio de Refinitiv, citando a uno de los agentes encargados de la operación.

Citigroup, JP Morgan y Deutsche Bank actúan como líderes de la colocación, con calificaciones previstas B-/B-.

Para los bonos, fueron recibidas ofertas de los inversionistas por más de US$3.000 millones, destacó el ministerio.

"Esto, a pesar del complicado entorno que vive el país, enfrentando precios internacionales del petróleo por alrededor de los US$52 el barril; un riesgo país estable, pero aún elevado; y, una leve baja en las calificaciones crediticias", explicó en el comunicado.

Ecuador ha emitido unos US$7.500 millones hasta el año pasado durante el gobierno de Lenín Moreno y está abierto a recurrir a un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).