Quito. Ecuador dijo este miércoles que solicitó a sus tenedores de bonos un consentimiento para diferir el pago de intereses de sus papeles en circulación, en un intento por aliviar sus problemas de liquidez en el corto plazo en medio de la pandemia de coronavirus.

El país andino enfrenta los efectos de la caída de los precios del crudo en el mercado internacional y de la pandemia que ha paralizado la mayor parte de su aparato productivo y comercial.

La Solicitud de Consentimiento fue comunicada a los tenedores de sus nueve bonos con vencimientos entre el 2022 y 2030 que en conjunto bordean unos US$17.000 millones y permitirá un alivio fiscal de aproximadamente US$811 millones en el corto plazo.

"Si se obtiene los consentimientos requeridos a la propuesta del Gobierno Nacional (...) Ecuador aplazaría hasta el 15 de agosto del 2020 los pagos de intereses causados y debidos hasta esa fecha", dijo el Ministerio de Economía y Finanzas, en un comunicado.

"Durante el periodo, entre la aceptación de consentimiento y el 15 de agosto, el Gobierno buscará acuerdos con los tenedores de bonos para que, de una forma ordenada y negociada, se pueda alcanzar nuevas condiciones de sostenibilidad adecuadas en la deuda externa de Ecuador", agregó.

Ecuador el mes pasado se acogió a un periodo de gracia por 30 días para suspender el pago de unos US$200 millones de intereses, pero canceló el capital del bono 2020, para poder acceder a fuentes de financiamiento internacionales.

La deuda pública agregada del país andino sumó US$58.661 millones en febrero, lo que representa un 53,5% del PIB, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas.

Ecuador mantiene vigente un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos US$4.200 millones y abrió la puerta para ayuda financiera de otros multilaterales.