Ecuador buscará regresar al mercado internacional de capitales de manera "ordenada" y "predecible", por lo que está trabajando en recuperar su credibilidad luego de un proceso de reestructuración de sus bonos soberanos, dijo el viernes el ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva.

La nación sudamericana logró el año pasado reestructurar unos US$ 17.400 millones al intercambiar unos 10 papeles en circulación por tres nuevos bonos con vencimientos 2030, 2035 y 2040 y mejorar la tasas de interés.

Luego del intercambio, Ecuador no ha emitido nueva deuda a pesar de sus problemas de liquidez, agudizados por la pandemia del coronavirus, para obtener financiamiento.

"Ecuador tiene vocación a regresar gradualmente a los mercados internacionales de capital, es sano que el país esté en los mercados", dijo Cueva a periodistas. "Pero que lo haga de forma ordenada y predecible".

"Ecuador tiene una historia en los mercados internacionales no tan buena, con muchas historias de default, de restructuraciones, de cambios y queremos ir construyendo un país serio, creíble hacia afuera", agregó.

El presidente Guillermo Lasso, un exbanquero conservador que asumió el cargo en mayo, había dicho en septiembre que Ecuador no planeaba emitir nueva deuda en el corto plazo porque tiene suficientes recursos disponibles gracias al financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo que es innecesario que inunde el mercado con bonos del país.

Lasso contempla dentro de su plan de gastos previsto para el próximo año, "colocaciones externa" por unos US$ 1.200 millones, que incluiría emisiones de bonos y operaciones comerciales con bancos privados.

Pero una decisión para salir al mercado de capitales dependerá de las medidas económicas internas que impulsa el gobierno como una reforma tributaria, que está en debate en la Legislatura, y diálogos con organismos multilaterales y cooperación bilateral, explicó Cueva.

Ecuador ha recurrido al FMI y otras entidades crediticias para buscar empréstitos en mejores condiciones y espera mantener esa deuda como una de sus principales fuentes de financiamiento durante el 2022.

El gobierno prevé préstamos externos por US$ 3.600 millones, según el proyecto de presupuesto para el próximo año.

"Si tenemos que ir al mercado internacional de capital será de forma ordena, predecible, transparente", insistió Cueva.

El país andino declaró en el 2008 una moratoria en parte de su deuda comercial. En el 2014 regresó al mercado con una emisión de papeles.

La deuda en bonos soberanos suman unos US$ 17.700 millones, equivalentes al 17,3% del PIB, a julio del 2021, según datos del Ministerio de Economía.