El presidente Jair Bolsonaro dijo el martes en un breve discurso en el Foro Económico Mundial en Davos, en Suiza, que su gobierno tiene la credibilidad para hacer las reformas necesarias a Brasil, sin especificar cuales serían estas reformas.

En su discurso, de unos seis minutos, mucho más corto de lo que suele ocurrir en los discursos realizados durante este evento, Bolsonaro no entró en detalles, al tiempo que garantizó, de forma genérica, que va a trabajar por la estabilidad macroeconómica, respetando contratos, privatizando y equilibrando las cuentas públicas.

Bolsonaro afirmó que Brasil sigue siendo una economía relativamente cerrada al comercio internacional, y que cambiar esa condición es uno de los mayores compromisos de su gobierno.

"Gozamos de credibilidad para hacer las reformas que necesitamos y que el mundo espera de nosotros", dijo Bolsonaro durante el discurso de apertura del foro.

"Vamos a disminuir la carga tributaria, simplificar las normas, facilitando la vida de quien desea producir, emprender, invertir y generar empleos", prometió, sin detallar los planes para alcanzar esos objetivos.

El presidente agregó que buscará integrar a Brasil al mundo por medio de una defensa activa de la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para eliminar "prácticas desleales de comercio" y garantizar la seguridad jurídica de los intercambios internacionales.

"Gozamos de credibilidad para hacer las reformas que necesitamos y que el mundo espera de nosotros", dijo Bolsonaro durante el discurso de apertura del foro.

"Pueden estar seguros de que, hasta el final de mi mandato, nuestro equipo económico, liderado por el ministro Paulo Guedes, nos pondrá en el ranking de los 50 mejores países para hacer negocios", afirmó durante el discurso.

Bolsonaro también prometió conectar el medio ambiente con el desarrollo, defendiendo el histórico brasileño de preservación al afirmar que el país da ejemplo al mundo en esta área, y promete una mayor integración de Brasil con el mundo, adoptando las "mejores prácticas", como las adoptadas y promovidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

"Estamos aquí porque queremos, además de profundizar nuestros lazos de amistad, profundizar nuestras relaciones comerciales", afirmó el presidente.

Parlamento y Mercosur. Después de su breve discurso, Bolsonaro pasó también por una rápida sesión de preguntas y respuestas, cuando reconoció que su gobierno necesitará al Parlamento, citando específicamente cambios legislativos para fomentar la lucha contra la corrupción.

El ministro de Justicia, Sérgio Moro, que lo acompaña en el viaje a Davos, primera visita internacional del presidente desde su posesión el 1 de enero, tendrá todas las condiciones para "seguir el dinero" y combatir irregularidades.

Bolsonaro también dijo que buscará incentivar el comercio sin "sesgo ideológico", pero concentrado en intercambios con países que "comulgan con prácticas similares a las nuestras", sin embargo, no detalló tales prácticas.

Indagado sobre Sudamerica y el Mercosur, Bolsonaro afirmó que "algo necesita ser perfeccionado" en el bloque comercial sudamericano, e hizo la evaluación de que, con la reciente elección de gobiernos de derecha y centro derecha en la región, la izquierda ya "no prevalecerá" en el continente.

"Estamos preocupados, sí, en hacer grande a Sudamerica. En tanto, queremos que cada país, obviamente, mantenga su hegemonía local. No queremos una América bolivariana como apenas existía en Brasil en gobiernos anteriores ", afirmó.