El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador decidió, sorpresivamente, cambiar el liderazgo del banco centroa. En el proceso de nominación para el próximo presidente de Banco de México (Banxico) ha arrojado dudas sobre el ciclo de ajuste de tasas del banco, mientras lucha por mantener la alta inflación bajo control.

López Obrador, un político de izquierda que ya ha colocado a tres de los cinco miembros del directorio de Banxico, descartó la candidatura del exsecretario de Hacienda Arturo Herrera. En cambio, propuso a una funcionaria relativamente desconocida de ese despacho, Victoria Rodríguez, como la primera mujer en dirigir el banco.

La noticia golpeó al peso mexicano, que perdió hasta un 2% a 21.6070 por dólar este miércoles, su nivel más débil desde el 8 de marzo, antes de recortar parte de sus pérdidas.

Algunos analistas dijeron que la medida pone bajo escrutinio la independencia del ente monetario, a pesar de las promesas de López Obrador de que no habría injerencia ni interferencia del Gobierno en sus decisiones.

"La incertidumbre creada por este desarrollo también es muy inoportuna dado que el banco central está luchando por controlar la inflación y en medio de expectativas inflacionarias a la deriva", afirmó el economista de Goldman Sachs Alberto Ramos.

La inflación anual aumentó más de lo esperado en la primera quincena de noviembre, ligeramente por encima del 7%, la tasa más alta en más de dos décadas y más del doble de la meta de inflación de Banxico de 3% +/- un punto porcentual.

La Junta de Gobierno de Banxico elevó su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos el 11 de noviembre por cuarta decisión consecutiva de política monetaria, llevándola a un 5%.

Rodríguez reemplazará al gobernador saliente Alejandro Díaz de León, cuyo mandato concluirá a fines de 2021. Su nominación debe ser ratificada por el Senado mexicano, lo que debería ser una formalidad debido a la cómoda mayoría del gobierno.

Algunos analistas anticipan que Rodríguez inclinaría a Banxico en una dirección más moderada.

"La junta de cinco miembros seguirá siendo autónoma, solo más moderada. Debemos tener en cuenta que la mayoría de los mercados emergentes y las economías especialmente avanzadas ya tienen bancos centrales moderados esperando que se desvanezcan muchos shocks inflacionarios", aseguró Joan Domene, economista senior de Oxford Economics.

Aun así, dados los extraordinarios desafíos inflacionarios, es probable que el banco central continúe subiendo las tasas.

"Dudamos que este nombramiento altere el panorama de la política monetaria", dijo Nikhil Sanghani, economista para América Latina de Capital Economics.

Sanghani pronosticó que el ciclo de ajuste de Banxico seguirá siendo gradual con cuatro subidas más de tasas de 25 puntos básicos a un 6% para mediados de 2022.

"El riesgo clave para nuestra opinión es si el peso se ve sometido a una mayor presión, ya que eso puede resultar en un ajuste más agresivo, incluso bajo una junta más moderada el próximo año", sostuvo Sanghani.