Caracas. El equipo financiero del líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, que se proclamó presidente encargado del país petrolero, propuso dar un trato igualitario a los acreedores del país si el diputado llega el poder, con pocas excepciones.

Los asesores dicen que con reglas de juego claras intentan dar confianza a los acreedores y desalentar demandas judiciales para conseguir pagos más rápidos.

Los economistas y abogados asesores de Guaidó prevén dar "un trato igualitario" a los acreedores que esperan por la cancelación de casi unos US$200.000 millones, por facturas comerciales, nacionalizaciones o bonos impagos, según un documento publicado por el Congreso, que preside Guaidó.

"No se concederá ningún tratamiento preferencial en la renegociación a aquellas reclamaciones que hayan sido objeto de una decisión judicial", según el texto.

Los asesores dicen que con reglas de juego claras intentan dar confianza a los acreedores y desalentar demandas judiciales para conseguir pagos más rápidos.

"En consecuencia, las autoridades solicitan a todos los reclamantes que se abstengan de incoar o intentar acciones judiciales", tras advertir que la renegociación solo comenzará una vez que Maduro deje el poder y Guaidó inicie la transición.

Guaidó se proclamó en enero presidente encargado, pero pese a obtener el apoyo de gobiernos de América y Europa, el socialista Nicolás Maduro sigue controlando el aparato estatal y cuenta con el respaldo clave de las fuerzas armadas.

Las demandas judiciales puden poner en riesgo los activos de Venezuela en el exterior y el equipo de Guaidó, que consiguió tomar control de una filial de la petrolera venezolana PDVSA en Estados Unidos, intenta protegerla de posibles embargos.

El documento sí advierte que darán trato diferente a las obligaciones por casos de corrupción, así como los préstamos que pactó la revolución bajo los mandatos de Hugo Chávez y Maduro con aliados como China. También revisarán por separado los casos que se dirimen en centros de arbitraje.