Sao Paulo.- Brasil debe realizar reformas en su sistema de impuestos y previsional y abrir las importaciones para generar competencia e inversiones si pretende convertirse en un país con un crecimiento económico estable, afirmó el especialista Paulo Dutra.

"Necesitamos asumir las reformas de mediano y largo plazo que sean las bases del crecimiento", dijo en una entrevista con Xinhua el coordinador de la carrera de Ciencias Económicas en la universidad Fundación Armando Alvares Penteado (FAAP) de Sao Paulo.

Según el economista, "Brasil crece con espasmos, hacemos pequeñas reformas y las cuentas públicas se ajustan cada diez años y luego se pierde el control nuevamente. Ese descontrol pierde la capacidad de atraer la inversión extranjera directa".

Dutra se refirió a la llamada "trampa de los ingresos medios", como se le conoce a la situación de algunos países que progresan en la reducción de la pobreza, pero no logran llegar a un status de ingresos elevados para obtener el pleno desarrollo.

Brasil tuvo que reducir su proyección de crecimiento económico para 2019 del 2,2 por ciento al 1,6 por ciento. La principal economía latinoamericana viene de crecer 1,1 por ciento en 2018 y 2017 luego de la mayor recesión de su historia, con caídas del 3,5 por ciento en 2015 y 2016.

Es por eso que Dutra apuesta a la línea del ministro de Economía, Paulo Guedes, de realizar una reforma previsional y una apertura en la economía retirando subsidios a la industria local.

"Se necesita un cambio cultural para eso y no sé si el gobierno de Jair Bolsonaro podrá lograrlo", apuntó el especialista.

El experto también se refirió a los cambios en la regulación, que afectan al empresariado. Sin seguridad jurídica, explicó, "la iniciativa privada busca un precio más alto porque tiene que recuperar su inversión por si cambian (los términos) del contrato".

Sobre el primer año del gobierno de Bolsonaro iniciado el 1 de enero, el especialista dijo que había mucha expectativa en que lograría hacer rápidamente una reforma, pero mientras espera su aprobación está haciendo una política de ajuste.

"Está haciendo un ajuste fiscal recesivo, pero se necesita una capacidad política más afinada para lograr la reforma previsional, conseguir un ahorro grande en la próxima década, con lo cual tendremos inversión extranjera directa y confianza de los empresarios", evaluó.

Consideró que "si en estos cuatro años Bolsonaro logra la reforma previsional y tributaria en una década tendrá un país diferente y ahí sí se podrá pensar en un país de clase media para los próximos 30 años".

Dutra dijo que en los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y de Dilma Rousseff (2011-2016) "hubo una política de aumento constante del salario mínimo en dólares, con lo cual se redujo mucho el lucro de las empresas, que dejaban de invertir porque sus ganancias debían ir al pago del salario".

Con ello, según su línea argumental, no se logró aumentar la productividad.