Ciudad de México.- Es poco probable que la economía mexicana muestre un dinamismo importante este año y quizá el siguiente, aunque esto dependerá de factores externos e internos, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su análisis económico semanal, el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dejó en claro que las expectativas se ajustarán al alza o la baja en función de cómo evolucionen los factores.

Tanto el Bank of America Merrill Lynch como el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujeron su pronóstico de crecimiento para México, de 2,0 a 1,0% -el ajuste más drástico hasta ahora- y de 2,5 a 2,1%, respectivamente.

De acuerdo con el Marco Macroeconómico, publicado en los Criterios Generales de Política Económica 2019, el pronóstico oficial es de 2.0% para 2019 y espera una mejora de manera paulatina.

El CEESP indicó que en la actual coyuntura se observan riesgos y éstos van en aumento, tanto en el exterior como al interior del país, y en la 49 edición del Foro Económico Mundial celebrado en Davos Suiza se presentaron coincidencias respecto a un deterioro de los mercados financieros internacionales.

Lo anterior como consecuencia de la situación del Brexit, una desaceleración mayor a la esperada de la economía china y la política monetaria a seguir en Europa y Estados Unidos. "Entorno que, sin duda, puede incidir en la evolución de la economía de México a través de la cautela que pueden tomar los inversionistas", apuntó.

En México también se aprecia un aumento de los riesgos que, al mismo tiempo, incrementan la cautela en la inversión, remarcó el CEEP, al referirse a la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el freno a la reforma petrolera y otros proyectos sin estudios completos de rentabilidad económica y social.

Además, indicó que las medidas para combatir el robo de combustibles han generado un cambio en la estrategia de suministro y propiciado un problema de distribución en diversos estados que, incluso, han afectado la actividad productiva.

Con ellos se han generado también presiones presupuestales importantes, al tener que cubrir un costo de transporte vía autotanques superior en 14 veces mayor a su distribución a través de ductos.

El CEESP añadió que los pronósticos del desempeño de economía sólo cambiarán "hasta que los mercados perciban señales más favorables en temas como la evolución del gasto público".