Buenos Aires. Mantener la estabilidad del tipo de cambio en Argentina será el principal objetivo del gobierno de cara a las elecciones generales de octubre próximo, afirmó este martes el nuevo ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.

Lacunza asumió este martes de manera formal como titular de la cartera de Hacienda, tras la renuncia de Nicolás Dujovne el pasado sábado.

"El presidente (Mauricio Macri) me dio un mandato central, no excluyente pero sí subordinando a los demás objetivos, que es garantizar la estabilidad del tipo de cambio como objetivo de primer orden en este período electoral", expresó.

El nuevo titular de Hacienda indicó que el tipo de cambio actual, en alrededor de 58 pesos por dólar a la venta, está "por encima de su valor de equilibrio" de manera amplia.

Aunque el funcionario calificó la actual situación económica y financiera de Argentina de "compleja", vaticinó un período de mayor tranquilidad para los argentinos.

El nuevo funcionario adelantó que además sostendrá conversaciones con referentes económicos de las principales fórmulas presidenciales de la oposición, con quienes prevé consensuar condiciones para evitar una mayor escalada del dólar, "como condición de primer orden".

"Creo que tenemos sobrados argumentos para poder salir adelante y para garantizar la tranquilidad de los argentinos en este proceso electoral", dijo Lacunza.

"Lo importante es que el punto de partida del próximo mandato tenga una plataforma robusta para poder recuperar el crecimiento", agregó el encargado de Hacienda.

Aseveró también que se garantizará el cumplimiento de las pautas fiscales establecidas en el vigente acuerdo "stand-by" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), dadas las recientes medidas económicas anunciadas por el gobierno. 

Dichas medidas están dirigidas a aliviar el impacto devaluatorio, que implican el costo fiscal de unos 50.000 millones de pesos (unos US$862 millones).

"Las medidas no ponen en riesgo la consecución, el alcance, el cumplimiento de las metas fiscales establecidas para el año, porque están autofinanciadas con la mayor recaudación que tendremos en los meses que restan del año", dijo Lacunza.

"Ayer me contacté telefónicamente con las autoridades del organismo internacional. Quedamos en que en los próximos días estarán haciendo la visita convencional, la revisión de las metas del Fondo", comentó.

Se trata de la quinta revisión que efectuará el FMI sobre la evolución de las cuentas públicas y la política fiscal argentina, con miras a un próximo desembolso cercano a los US$5.000 millones.

El nuevo funcionario adelantó que además sostendrá conversaciones con referentes económicos de las principales fórmulas presidenciales de la oposición, con quienes prevé consensuar condiciones para evitar una mayor escalada del dólar, "como condición de primer orden".

La volatilidad cambiaria se potenció después de las elecciones primarias del pasado 11 de agosto, en que el opositor Frente de Todos obtuvo una tendencia de voto del 47,65%, frente al 32,08% del oficialismo.

Como consecuencia de estos resultados, el dólar escaló más de 25% frente al peso, mientras que el mercado de valores cayó, al igual que las acciones de compañías argentinas en Wall Street.

El índice riesgo país llegó también al nivel más alto desde hace una década y los bonos cayeron como parte de la incertidumbre dentro del mercado financiero.

Argentina tendrá elecciones generales el 27 de octubre próximo, en que se elegirá presidente para el período 2019-2023.