Lima. La política y la economía siguen pesando en la actividad latinoamericana. Si bien Perú es uno de los países más estables de la región, no se ha visto una Ofertas Públicas Iniciales (OPI) peruana en la primera mitad del año desde 2017, cuando la cotización transfronteriza de Cautivo Mining en Canadá recaudó US$8 millones en CNSX, según un reporte realizado por la firma global Baker McKenzie.

Varias OPI se han retirado recientemente impactados por los problemas geopolíticos y macroeconómicos  que ocurren en todo el mundo, destaca el informe. 

Camposol Holding se había presentado en la lista dual de la Bolsa de Valores de Nueva York y la Bolsa de Valores de Lima en 2018, pero se retiró sin un plan a corto plazo para lanzar otra OPI. 

En esa ocasión citaron la volatilidad del mercado como la razón de su retiro.

 

La economía peruana. A pesar del desempeño macroeconómico relativamente sólido de Perú en los últimos años, su dependencia de su industria de metales y minería podría dejar al país algo vulnerable a las fluctuaciones en los precios mundiales. 

Sin embargo, se espera que el crecimiento económico aumente durante el segundo semestre de 2019, con la esperanza de alentar el sentimiento en el mercado de OPI en un futuro próximo.

 

El reciente furor que involucra casos de corrupción entre algunos de los miembros de mayor rango del Ministerio Público en Perú, también afectó al sentimiento del mercado. 

Si bien la posición del presidente Vizcarra para combatir la corrupción en el Gobierno ha sido bien recibido, la volatilidad que ha traído consigo ha dado lugar a una pausa en el mercado para emisores e inversores. 

Es probable que esto continúe impactando la actividad durante el resto de 2019.