Buenos Aires.- La escalada del dólar en Argentina y su impacto en la caída del PIB ha aumentado los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el porcentaje de la deuda pública del país, advirtió a Xinhua el economista argentino Pablo Salvador.

De acuerdo con el FMI, la deuda pública del país austral puede llegar hasta el 81% del Producto Interno Bruto (PIB) a finales de 2018.

En entrevista con Xinhua, el profesor de la Universidad de Cuyo de Argentina y doctor en Economía por la Universidad de Jyvaskyla de Finlandia, se refirió al último informe del Ministerio de Hacienda, correspondiente al segundo trimestre de 2018, cuando la deuda pública bruta del país representó 77,4% del PIB.

"Esta cifra (77,4% del PIB) era considerando los US$15.000 millones que ya recibió Argentina del FMI", sin embargo no incluye los más de US$5.000 millones que recibió a finales de octubre, ni los fondos que va a recibir hasta 2019 y 2020, producto del nuevo acuerdo con el organismo, señaló el experto.

"Por eso el FMI cree que (el porcentaje de deuda pública) va a ser superior al 80% para el año que viene", explicó Salvador.

El analista precisó que en 2017 la deuda pública abarcaba el 60% del PIB, sin embargo la apreciación del dólar de más del 100% en lo que va de año redujo significativamente el PIB, que pude pasar de US$620.000 millones a unos 420.000 millones en 2018.

A pesar de los pronósticos del FMI, el economista consideró que el programa de financiamiento "stand by" de acceso elevado al que acudió Argentina es una necesidad ineludible, orientada a llevar tranquilidad a los mercados e inversionistas.

"Yo considero positivo que el FMI haya anticipado los fondos y le haya aumentado los fondos a Argentina, porque eso genera por una parte tranquilidad de que Argentina no va a incumplir sus obligaciones", puntualizó.

Los recursos provenientes del FMI están garantizados hasta el fin del mandato del presidente argentino, Mauricio Macri, para diciembre de 2019.

De allí Salvador destaca que Argentina esté cubierta y pueda hacer frente a sus obligaciones sin ningún tipo de riesgo de "default" hasta ese periodo.

"La preocupación es qué va a pasar más allá del 2019, porque recordemos que Argentina va a recibir unos US$13.400 millones de aquí a fin de año, unos US$22.800 millones en 2019 y apenas US$5.900 millones en el 2020 y 2021", alertó.

"Entonces, hasta el 2019 no habría riesgo de incumplimiento; el tema es que va a pasar más allá del 2019, aunque es pronto para hacer algún pronóstico porque hay que ver qué pasa con las elecciones", agregó.

Para el también columnista del diario local "El Cronista", el gobierno argentino cuenta con un escenario más favorable en 2019 respecto a 2018, en tanto puede contar con mayor ingreso de divisas gracias a exportaciones más competitivas.

El fenómeno se debe a un tipo de cambio que favorece las exportaciones y desalienta las importaciones, como refleja la balanza comercial positiva de US$314 millones en septiembre pasado.

"El gobierno especula con que esto se va a ver reflejado en el 2019", argumentó el experto, explicando que, además de las divisas recibidas en el mercado financiero, el comercio exterior tradicional constituye otra fuente positiva.

Recordó la cosecha como un factor del déficit comercial este año debido a la pérdida de gran parte de la misma. "Se calcula que el año próximo la cosecha va a ser buena y si todo sale bien, climáticamente hablando, Argentina contaría también con esos dólares que este año no tuvo", añadió.