Las compañías estadounidenses no generarán un crecimiento en las ganancias en 2020 ante el avance del coronavirus más allá de las fronteras chinas, profundizando los riesgos al crecimiento mundial, dijo Goldman Sachs este jueves.

Los analistas del banco redujeron su base de estimación de ganancias por acción en las empresas incluidas en el índice S&P 500 a US$165 desde los US$174 de 2020, lo que significa que es probable que los beneficios se mantengan sin apenas cambios en comparación con el año previo.

Los analistas habían previsto un alza del 7,7% en las ganancias, según datos de Refinitiv.

Goldman Sachs dijo que la última estimación refleja el severo declive de la actividad económica china en el primer trimestre, una menor demanda para los exportadores estadounidenses, disrupciones en la cadena de suministro y una desaceleración de la actividad económica a nivel local.

El virus, que se cree se originó en un mercado que vendía fauna salvaje en la ciudad china de Wuhan a fines de 2019, ha infectado a unas 80.000 personas y matado a más de 2.700, la gran mayoría en China. Varios países empezaron a reportar un aumento de casos desde la semana pasada.

Goldman indicó que espera que el S&P 500 opere en torno a los 2.900 puntos en el corto plazo, un 14,4% por debajo del cierre récord del índice, marcado el 19 de febrero, asumiendo que el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años caerá al 1%.

Si el retorno sube al 1,5%, Goldman espera que el S&P 500 toque los 3.400 puntos a fines de año.

Más temprano en el día, Bank of America recortó su previsión de crecimiento mundial a su nivel más bajo desde el pico de la crisis global financiera en 2009.