Buenos Aires. La capacidad del Fondo Monetario Internacional (FMI) para reestructurar la deuda que mantiene Argentina con el organismo está limitada por sus normas, dijo este jueves el portavoz Gerry Rice.

Argentina busca negociar una reestructuración de su deuda con acreedores privados y con el FMI por un total de US$100.000 millones antes de fin de marzo. El Gobierno del presidente Alberto Fernández, que asumió en diciembre, considera la deuda "insostenible".

"La capacidad del FMI para reestructurar su deuda, posponer los reembolsos y las recompras está limitada por nuestros marcos legales y políticos", dijo Rice en una conferencia de prensa en Washington.

Una misión del organismo se encuentra en Buenos Aires hasta el 19 de febrero para negociar con el país sudamericano la línea de crédito que otorgó el prestamista en 2018 por US$57.000 millones, el mayor préstamo de su historia.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, responsabilizó el miércoles al FMI por la crisis económica y de deuda que sufre el país y advirtió de que llevará adelante una "profunda reestructuración" y que habrá frustración entre los acreedores. 

"Deberá haber una profunda reestructuración de la deuda y está claro que habrá frustración por parte de los tenedores de bonos", dijo Guzmán a los legisladores. Prometió rechazar el tipo de políticas de austeridad fiscal que el FMI generalmente recomienda a los países con problemas de liquidez que buscan préstamos.

El gobierno de Alberto Fernández espera no solo cerrar un acuerdo con el FMI para posponer los pagos de los préstamos adeudados al fondo, sino obtener la aprobación del prestamista de su plan para reestructurar los bonos.