Asunción. La economía paraguaya crecería un 3,5% este año, una expansión menor a la esperada meses atrás por una sequía que afectó el ciclo de la soja y que estará en parte compensada por un repunte del turismo y el comercio de frontera, dijo este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta expansión puede verse amenazada por los vaivenes de las principales economías de la región, Brasil y Argentina, y por la variación del precio internacional de las materias primas, explicó en conferencia de prensa Bas Bakker, jefe de una misión del organismo financiero en Paraguay.

En noviembre pasado, el FMI proyectó un crecimiento del Producto Interno Bruto de 4,0% para Paraguay este año.

El rendimiento de la soja paraguaya del ciclo 2018/2019 se redujo por el clima. Se estima una producción de entre 8,2 y 9 millones de toneladas, por debajo de la de 10 millones del ciclo anterior, según proyecciones del sector privado compartidas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Bakker, quien encabezó una delegación de revisión de la economía, destacó la expansión del PIB paraguayo de cerca de 4,5% en los últimos 15 años, muy superior al promedio de América Latina.

Bakker, quien encabezó una delegación de revisión de la economía en el marco del Artículo IV, destacó la expansión del PIB paraguayo de cerca de 4,5% en los últimos 15 años, muy superior al promedio de América Latina.

Pero advirtió que los factores impulsores de ese crecimiento no tendrán la misma fuerza en los próximos años. "Creemos que el tema clave para Paraguay no es lo que va a pasar con el crecimiento este año sino en el mediano plazo", aseguró.

Con una casi nula expansión del área de cultivo de la soja sumada a la caída de la demanda mundial del producto por la desaceleración de la economía china, Paraguay deberá concentrarse en desarrollar inversiones en otros sectores, dijo el FMI.

"Se espera que va a haber menos inversiones en agricultura, tiene que haber más inversiones en otras áreas (...) mejorar el clima de negocios y la gobernanza van a ser claves para que Paraguay converja hacia unos niveles de vida más altos", sostuvo Bakker.