Caracas. Un fondo en Londres ofrece comprar a precios de remate bonos de la deuda venezolana que en los últimos dos años mantiene en default el gobierno de Nicolás Maduro, dijeron tres fuentes conocedoras de la oferta.

El fondo privado MCAHoldCo Ltd contrató a un banco alemán para gestionar la oferta de adquirir títulos de Venezuela y su principal compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), agregaron las fuentes.

La propuesta, de acuerdo a un documento visto por Reuters, es pagar 10,5% del valor de los títulos emitidos por la República y 6,5% por los bonos de PDVSA a tenedores que desde 2017 no logran cobrarle al gobierno los pagos de intereses y capital de esos papeles.

La mayoría de los títulos venezolanos cotizan a un precio de entre 15% y 9% en los mercados de Wall Street, al tiempo que Venezuela acumula una deuda de cerca de US$20.000 millones con los bonistas por los más de dos años de impago.

"La oferta que están haciendo está muy por debajo del mercado", dijo una de las fuentes.

"La oferta que están haciendo está muy por debajo del mercado", dijo una de las fuentes. La propuesta de comprar a estos precios este tipo de papeles vence el 16 de marzo, indica el documento.

La propuesta de comprar a estos precios este tipo de papeles vence el 16 de marzo, indica el documento.

"Ya han hecho varios intentos con este tipo de ofertas", dijo otra de las fuentes, sin detallar fechas y precios de las anteriores.

El fondo privado en Londres declinó hacer comentarios sobre el asunto.

Un nutrido grupo de tenedores de bonos venezolanos se organizaron en un comité que desde hace más de un año ha preferido no negociar con el gobierno de Maduro alguna reestructuración de la deuda, ante las sanciones financieras que impuso Estados Unidos buscando presionar la salida del mandatario.

La administración de Donald Trump respalda junto a otros 50 países al jefe del Parlamento opositor, Juan Guaidó, quien asumió el año pasado como presidente encargado al desconocer la reelección de Maduro en unos cuestionados comicios. El equipo de Guaidó tampoco ha avanzado en alguna negociación con los bonistas.