Washington.- Los legisladores estadounidenses están muy cerca de un acuerdo para la aprobación de fondos extraordinarios de ayuda a pequeñas empresas afectadas por la pandemia de coronavirus y podrían sellarlo este domingo, dijeron funcionarios del Congreso y de la administración del presidente Donald Trump.

"Creo que hoy estamos muy cerca de un acuerdo y espero que podamos lograrlo", dijo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, en una entrevista con CNN.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, también dijo que esperaba que un acuerdo con los republicanos pudiera sellarse el domingo por la noche. Schumer advirtió, sin embargo, que ambas partes tenían algunos problemas más con los que lidiar.

Un acuerdo terminaría con un estancamiento de más de una semana por la solicitud del presidente Trump de agregar US$250.000 millones a un programa de préstamos para pequeñas empresas.

El Congreso estableció el programa el mes pasado como parte de un plan de alivio económico por la crisis del coronavirus de US$2,3 billones, que ya se ha quedado sin fondos.

Los líderes demócratas buscan más dinero para las pequeñas empresas, pero con garantías adicionales para asegurar que el crédito llegue a las empresas en comunidades marginadas. También intentan conseguir más fondos de respuesta de coronavirus para gobiernos y hospitales estatales y locales, así como asistencia alimentaria para los más pobres.

Mnuchin dijo que la medida actual que se está negociando no contenía nuevos fondos para los gobiernos estatales y locales.

"El presidente ha escuchado eso de los gobernadores y está preparado para discutirlo en el próximo proyecto de ley", dijo Mnuchin. El Congreso planea abordar otra legislación importante para el alivio de la crisis del coronavirus después de que se reponga el fondo para pequeñas empresas.

Los gobernadores de estados muy afectados como los de Nueva York y Nueva Jersey han dicho que necesitan más fondos federales para aumentar las pruebas de la presencia del coronavirus y para hacer frente al efecto de la pandemia en sus presupuestos.

Si el gobierno federal quiere reabrir y estimular la economía de Estados Unidos, debe apoyar los esfuerzos de los estados para financiar sus operaciones, dijo el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, del Partido Republicano.