Buenos Aires.- El Ministerio de Hacienda de Argentina envió al Congreso este viernes un proyecto de ley de la nueva carta orgánica del banco central que prohíbe el financiamiento de la entidad al Tesoro y vuelve a poner como su rol principal a la lucha contra la inflación.

El proyecto, que debe ser aprobado por el Congreso, dará mayor independencia al banco central y era uno de los compromisos asumidos por el Gobierno del presidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional en el acuerdo firmado el año pasado por un crédito por US$56.300 millones.

"El objetivo principal de la reforma es fortalecer la credibilidad del BCRA, aumentando su independencia, para que se convierta en un pilar institucional de largo plazo", dijo el Ministerio de Hacienda a través de un comunicado.

El proyecto también propone el establecimiento de reglas de auditoría más exigentes, señaló la cartera, que explicó que "la reforma propuesta establece reglas claras que determinen con mayor precisión el rol del Banco Central y le permitan desarrollar su actividad sin condicionamientos".

El presidente del banco central, Guido Sandleris, ha destacado en reiteradas ocasiones que el organismo ya no emite pesos para financiar al Tesoro y que su objetivo principal es desacelerar la alta inflación que sufre el país y que el año pasado rondó el 48%.

El directorio del FMI se reunirá el 5 de abril para discutir la tercera revisión del programa firmado con Argentina y, de aprobarla, desembolsará unos US$10.800 millones, que podrían llevar algo de calma a los volátiles mercados argentinos.