Buenos Aires. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, encabezó junto al titular de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza Ugarte, la firma de contratos de préstamo por más de US$700 millones que la entidad otorgará al país para financiar proyectos en educación, vivienda, sanidad, transporte y energía.

"Los proyectos que hoy estamos aprobando, además de sumar fondos frescos para el país, también impactarán en millones de argentinos y ayudarán a disminuir la desigualdad", aseguró el mandatario al agradecer el aporte de la CAF y la disposición a aportar fondos para infraestructura al país sudamericano.

Fernández resaltó "la importancia de instituciones financieras multilaterales que ayuden a los países a atender las desigualdades de nuestros pueblos", durante la firma, que se llevó a cabo la noche del lunes en la Residencia Presidencial de Olivos, 10 kilómetros al norte de Buenos Aires.

Los fondos que otorgó la CAF a Argentina serán destinados a obras que beneficiarán a más de 1,5 millones de habitantes de distintas regiones del país.

Incluirán la construcción de edificios educativos, el reacondicionamiento de rutas, el aumento en la generación y transmisión de energía; la renovación de un tramo del ferrocarril Belgrano Sur; la construcción de viviendas y la mejora del abastecimiento hídrico en la provincia de Buenos Aires, informó la Presidencia argentina.

El primer proyecto consiste en el financiamiento del Programa Federal de Infraestructura Regional (PFIR) por hasta US$300 millones, que prevé beneficiar a más de 800.000 personas a través de obras viales, hídricas y en el sector energético.

El presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza, señaló que "somos un socio del desarrollo inclusivo y sostenible de Argentina y mediante estas operaciones ofrecemos al país un aporte" para "impulsar la productividad y el bienestar de la población, con una visión integral y de largo plazo".

El primer proyecto consiste en el financiamiento del Programa Federal de Infraestructura Regional (PFIR) por hasta US$300 millones, que prevé beneficiar a más de 800.000 personas a través de obras viales, hídricas y en el sector energético.

El segundo proyecto son fondos para el Programa de Mejora del Acceso y la Calidad Educativa (Promace) en la norteña provincia de Jujuy.

Se tratan de hasta US$100 millones que se destinarán a la construcción, y el equipamiento escolar y tecnológico de 103 nuevos edificios educativos en esa provincia.

Este financiamiento beneficiará a más de 260.000 niños y adolescentes, y 31.680 docentes y directivos de 1.268 instituciones educativas, puntualizó el Gobierno argentino.

El tercero destina hasta US$130 millones a financiar la segunda etapa de las obras que buscan mejorar el abastecimiento y el suministro de agua confiable en la ciudad de Bahía Blanca y en nueve localidades aledañas en la provincia de Buenos Aires.

El cuarto proyecto otorga el financiamiento del Programa de Integración Socio-Urbana de tres asentamientos de la ciudad de Buenos Aires, por hasta US$100 millones.

"Con esta iniciativa se construirán alrededor de 1.700 viviendas nuevas, y se mejorarán alrededor de 1.500 viviendas existentes. Además, las obras de hábitat beneficiarán más de 50.000 personas", destacó la Presidencia.

En materia de transporte, el préstamo incluye hasta US$75 millones para la segunda etapa del proyecto "Ferrocarril Belgrano Sur", que prevé la renovación integral del Ramal M, lo que redundará en una mejora en los traslados de más de 3,5 millones de personas.