Buenos Aires. El Gobierno de Argentina dispuso este vierness un aumento del salario mínimo de 35% en tres cuotas hasta 16.875 pesos (unos US$272,17), luego de una reunión del Consejo del Salario que concluyó sin consensos entre los sindicatos y empresarios.

El Ejecutivo resolvió, de forma unilateral, realizar un aumento gradual en tres tramos. El primero de éstos consta de un incremento salarial de 13% a partir de de agosto, otro 12% en septiembre y 10% en octubre, no acumulativo.

La cifra salarial fue desestimada por la Confederación General del Trabajo (CGT) de Argentina que reclamaba un aumento que permitiera cubrir la canasta básica, la cual se ubica en 31.934 pesos (US$515 aproximadamente) según los últimos datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

"No es que rechazamos el (aumento del) 35% pero no es lo suficientemente aceptable por parte de la CGT (...) no nos conformó este valor", expresó el secretario general de la confederación, Héctor Daer.

El Consejo del Salario se reunió hoy en la sede del ministerio de Trabajo, en la ciudad de Buenos Aires y en el encuentro participaron, además de la CGT, representantes de la Unión Industrial de Argentina (UIA), la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), entre otras organizaciones.

Las organizaciones sindicales exigen que el incremento salarial considere la pérdida del valor de los ingresos, la cual, aseguran, se ha agudizado en medio de la fuerte devaluación del peso frente al dólar estadounidense y el posterior impacto inflacionario.

Argentina acumuló en julio una inflación de 25,1%, y se prevé que los precios de los bienes y servicios básicos aumenten en las próximas mediciones como consecuencia del traslado a los precios de la variación reciente en el tipo de cambio.

Sólo en agosto, el dólar escaló más de 30%, y desde el Ejecutivo prevén un mayor repunte inflacionario a partir del mes corriente.