Río de Janeiro. El Gobierno del presidente Jair Bolsonaro anunció este miércoles la eliminación de 21.000 cargos públicos y comisionados con lo que espera ahorrar hasta 195 millones de reales (US$51 millones) anuales, el 0,05% de lo que el Ejecutivo espera gastar en este año en total en sueldos y gratificaciones del personal (326.000 millones de reales o US$85.000 millones).

La medida fue publicada este miércoles en el Diario Oficial de la Unión y establece la supresión inmediata de 6.587 cargos públicos. El resto, que actualmente están ocupados, se eliminarán paulatinamente hasta finales de julio.

Según divulgó el Ministerio de Economía, los 21.000 cargos que se eliminarán hasta julio representan el 16% de todos los 131.000 cargos y cargos comisionados existentes, por lo que quedarán reducidos a 110.000.

Según el Gobierno, el corte de cargos comisionados afecta a todos los ministerios y no comprometerá la prestación de servicios a la población.

El secretario adjunto de Desburocratización del Ministerio de Economía, Gleisson Rubin, afirmó que todas las carteras del Ejecutivo recompondrán sus estructuras para adecuarse a los cortes, y no descartó que se hagan nuevas reducciones de la burocaracia pública.

"Observaremos cómo los órganos se rediseñan y continuaremos estudiando. Si hay espacio, podríamos volver a hacer un nuevo corte de plazas", declaró.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, afirmó en varias ocasiones que una de sus intenciones es reducir el tamaño del Estado en la economía brasileña y que ello incluía la supresión de miles de empleos públicos.