Brasilia. El Ministerio de Economía proyectó este lunes que Brasil puede tener 170.000 puestos de trabajo más en 2019 si la reforma de la Seguridad Social es aprobada tal cual fue enviada por el gobierno, número que crecerpia año a año hasta llegar a 2,9 millones de puestos adicionales en 2021.

En ese escenario, el país comenzaría 2022, último año del mandato del presidente Jair Bolsonaro, con un acumulado de 4,3 millones de empleos formales más, apuntó el ministerio.

Los cálculos, hechos por la subsecretaria de Macroeconomía de la cartera, tomaron en cuenta los datos recogidos por el boletín Prisma Fiscal sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) con y sin la reforma de pensiones.

En la visión de los economistas consultados por el ministerio, el crecimiento económico se acelerará al 2,1% este año con la reforma, ante una expectativa prevista del 1,95% que considera la aprobación parcial del texto. Sin la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) que cambia las reglas para la jubilación, la elevación será de sólo el 1%.

"El análisis de los números que enviaron indica, también, que cuanto mayor sea la potencia fiscal alcanzada mayor será el crecimiento de la economía", afirmó una nota publicada por el ministerio.

Según el subsecretario de Política Fiscal de la Secretaría de Política Económica (SPE), Marco Antonio Cavalcanti, todos los analistas que respondieron al cuestionario creen en una aprobación de la propuesta de reforma aún este año.

"El análisis de los números que enviaron indica, también, que cuanto mayor sea la potencia fiscal alcanzada mayor será el crecimiento de la economía", afirmó una nota publicada por el ministerio.

Con la propuesta aprobada en su totalidad por el Congreso, la expectativa es de un avance del PIB del 3,5% en 2020, el 3,45% en 2021 y el 3% en 2022, mostró el Prisma.

Con la aprobación parcial, los porcentuales son del 2,8% en 2020, el 2,7% en 2021 y el 2,5% en 2022.

Sin embargo, la expectativa es de expansión del PIB del 0,5% en 2020, el 0,75% en 2021 y el 1% en 2022.

Los números contrastan con los divulgados anteriormente por la SPE, con resultados más drásticos.

En un análisis interno, que no tuvo en cuenta las premisas de mercado, la SPE divulgó en febrero esperar un crecimiento del PIB de apenas el 0,8% en 2019 sin la reforma, con la actividad entrando en recesión a partir del segundo semestre de 2020 .