Brasilia. El Ministerio de Economía de Brasil dio a conocer este miércoles que revisó a la baja del 2,4% al 2,1% su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, según el Boletín Macrofiscal publicado por la Secretaría de Política Económica.

De acuerdo con el informe de la instancia del Ministerio de Economía, la revisión a la baja está relacionada con los efectos en la economía mundial y en Brasil por el brote del nuevo coronavirus.

"Los impactos esperados en la economía brasileña están dentro de un rango de menos 0,1 a menos 0,5 puntos porcentuales en el crecimiento de 2020, con un valor cercano a 0,3 puntos porcentuales como escenario más probable", indicó.

La magnitud del impacto por el nuevo coronavirus en los países "dependerá de su magnitud y de la dinámica de su recuperación", según la entidad.

La situación por el neuvo coronavirus representa un obstáculo adicional para Brasil, que ha enfrentado dificultades de reanudar un crecimiento más consistente, después de una recesión entre 2015 y 2016.

El boletín señaló que la epidemia puede provocar un "choque" en la productividad, debido a rupturas en la cadena de producción y a posibles limitaciones para trabajar por la enfermedad. 

La epidemia puede causar también una caída de la demanda, lo que se traduciría en un menor PIB mundial, así como baja en el precio de los productos básicos y choques en las condiciones financieras, limitando el crédito.

Con la revisión a la baja anunciada este miércoles, la previsión del gobierno se acerca a la estimación más reciente del mercado financiero sobre el desempeño de la economía brasileña en 2020. 

Los analistas de los bancos esperan este año un crecimiento del PIB del 1,99%, según la encuesta del Banco Central (BC) realizada la semana pasada. 

La situación por el neuvo coronavirus representa un obstáculo adicional para Brasil, que ha enfrentado dificultades de reanudar un crecimiento más consistente, después de una recesión entre 2015 y 2016.

En 2019, la economía brasileña registró un crecimiento del 1,1%, la expansión más débil en los últimos tres años, según anunció a principios de mes el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).