Montevideo. El gobierno de Uruguay presentó este lunes un paquete de medidas de estímulo a la economía en 14 sectores de la actividad donde se renovarán o crearán beneficios tributarios con el objetivo de promover la inversión y el empleo.

"La actividad solo aumenta si se invierte y la inversión requiere estímulos", dijo el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, al presentar las medidas junto al equipo económico en la sede ministerial.

"Ese es el encadenamiento que hemos venido siguiendo en materia de política económica todos estos años", sostuvo Astori, al detallar los incentivos y renuncias fiscales para el sector exportador, la industria automotriz y alimenticia y la producción de maquinaría agrícola.

Las medidas también comprenden a políticas de frontera, cadenas de producción, logística, servicios globales, audiovisual, construcción, turismo, nuevos emprendimientos de empresas existentes, parques industriales e investigación y desarrollo.

También se reducen los costos de 18% a 25% de las importaciones de insumos o piezas para la producción nacional de maquinaria agrícola y de un 2% en el caso de las importaciones de azúcar industrial para la industria de la alimentación.

Entre los beneficios está la extensión de la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para visitantes extranjeros y la prórroga de las tasas especiales de devolución de tributos vigentes para las empresas que registraron dificultades en sus ventas al exterior.

También se reducen los costos de 18% a 25% de las importaciones de insumos o piezas para la producción nacional de maquinaria agrícola y de un 2% en el caso de las importaciones de azúcar industrial para la industria de la alimentación.

En tanto, los bienes producidos desde este mes en zona franca que utilicen al menos un 80% de insumos y materias primas nacionales no abonarán los tributos aduaneros cuando salgan del territorio de la zona franca.

"Lentamente primero como ocurre en todos estos procesos y además recordando que los periodos de maduración de la inversión no son todos iguales", indicó Astori consultado sobre en qué plazo se verán los primeros resultados de las medidas.

"Vamos a tener los primeros efectos, primero de una envergadura relativamente reducida y por eso nuestra proyección de crecimiento para este año es muy moderada, pero sin duda creciendo hacia el año que viene", aseguró.

El gobierno del presidente Tabaré Vázquez recientemente ajustó su proyección de crecimiento a un 0,6% para este año y a 2,6% para el 2020.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay tuvo un retroceso interanual de 0,2% en el primer trimestre de 2019, con el que enlazó cuatro cuatrimestres de estancamiento.

Con un crecimiento de 1,6% en 2018, la economía completó el mayor ciclo positivo en la historia de Uruguay.

La caída de la inversión y el estancamiento de la economía ha provocado una suba de la tasa de desempleo que en julio se ubicó en 9,1%, de la población económicamente activa.