La Habana. El gobierno cubano, que enfrenta problemas de liquidez, comenzó este martes a vender autos usados en dólares en una tienda de La Habana, la primera en el país comunistas, en un paso más hacia la dolarización de un segmento de su sector minorista.

Alrededor de un centenar de personas se presentaron para mirar los autos de diferentes marcas y modelos. Aproximadamente, uno de cada 20 cubanos posee un automóvil y el costo los pone fuera del alcance de muchos ciudadanos, en un país donde el salario promedio es inferior al equivalente de US$100 por mes.

Yoan Orlando Milian, un hombre de 37 años que divide su tiempo entre Miami y La Habana, dijo que había acampado durante días para ser el primero en la fila en comprar un automóvil.

“Haré cualquier cosa por mi familia. Y esta es una buena opción para mi esposa e hijos en La Habana”, dijo desde la ventana de su Toyota Land Cruiser 2011 que había comprado por US$80.000, más del doble de la cantidad que podría pagar en Estados Unidos.

Cuba legalizó por primera vez en 2014 la venta y compra de automóviles fabricados después de la revolución de 1959, pero por pesos convertibles cubanos, que están oficialmente valorados en un dólar, aunque sin valor fuera del país.

La economía estatal cubana está atravesando una crisis de liquidez debido a la implosión de la economía aliada de Venezuela y al endurecimiento del embargo comercial de Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump.

El Estado mantiene el monopolio del comercio exterior y las ventas minoristas.

Anteriormente, los autos nuevos y usados ​​tenían un precio de más de cuatro veces el precio de fábrica. Ahora disponible en dólares mediante el uso de una tarjeta bancaria, el gobierno dice que descontará un 10% del precio anterior.

Reinier Ramos, de la provincia central de Cienfuegos, dijo que había venido a La Habana tres días antes para comprar un automóvil.

"Quiero comprar un Geely a US$35.000 o MG3 por US$34.000", dijo, refiriéndose a dos marcas chinas.

Ramos, un ingeniero civil, dijo que había vendido un automóvil y recibió dinero de familiares en el extranjero para la compra.

La economía estatal cubana está atravesando una crisis de liquidez debido a la implosión de la economía aliada de Venezuela y al endurecimiento del embargo comercial de Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump.