Brasilia. Los efectos de los agresivos recortes de tasas de interés en Brasil aplicados desde mediados del año pasado aún no son percibidos por la economía, de acuerdo a las minutas de la última reunión del organismo divulgadas este martes, lo que justificaría una pausa en el ciclo de relajamiento monetario.

Las autoridades del banco central dijeron que es "esencial" ver los efectos de la flexibilización monetaria sin precedentes antes de decidir los próximos pasos.

Además, indicaron que podría haber una menor lentitud en la economía que lo pensado inicialmente y que está surgiendo una dicotomía entre la recuperación del mercado laboral y la débil producción de algunos bienes y servicios, según las minutas.

La semana pasada, el Banco Central de Brasil bajó su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a un mínimo histórico de 4,25%, el quinto recorte consecutivo pero el más pequeño de su ciclo de reducción de los tipos.