Caracas. Los precios en Venezuela siguieron en alza y aumentaron en agosto un 65,2%, según los cálculos de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, que mostraron una variación anual de 135.379,8% en la inflación.

En julio, la inflación fue de 33,8%, de acuerdo con los datos del Parlamento que lleva la medición de precios ante la escasez de datos oficiales.

"Hemos vuelto a tener precios por encima de 50%", dijo el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas.

La aceleración del octavo mes del 2019 obedeció a la depreciación de la moneda y al incremento en el gasto del gobierno.

"Los venezolanos que ganan un salario mínimo apenas pueden comprar 2% de la canasta básica", agregó el parlamentario. El sueldo mínimo mensual es de 40.000 bolívares al mes, equivalente a unos US$2,7.

De los grupos que conforman la medición de la inflación, el de vestido y calzado fue uno de los que más se aceleró, a una tasa de 78,3%, según las cifras de la Asamblea.

El Banco Central de Venezuela volvió a divulgar indicadores económicos en mayo, tras casi cuatro años sin hacerlo, y admitió que la nación OPEP sufre de hiperinflación. El último reporte oficial, de abril, mostró un alza mensual del 33,8%.