La inflación en Colombia se disparó mucho más que lo esperado por el mercado en agosto, impactada por un fuerte repunte de los precios de los alimentos, en medio de la reactivación del consumo interno y de presiones derivadas de la depreciación del peso frente al dólar, reveló el Gobierno.

Los precios al consumidor se incrementaron un 0,45% en agosto, en comparación con la baja de un 0,01 en igual mes del año pasado.

El repunte incluso fue superior al 0,32% que marcó en julio.

Según la mediana de un sondeo de Reuters, el mercado esperaba un aumento de los precios de un 0,23% para el octavo mes.

Los principales incrementos se dieron en los precios de los alimentos con 1,08%, en los servicios de restaurantes y hoteles con un 0,99%, los de educación con un 0,62%, el transporte con un 0,34% y los servicios públicos con un 0,19%.

En contraste, la única caída estuvo a cargo de los precios del sector de información y comunicaciones con un 0,18%.

Entre enero y agosto la inflación acumuló un 3,93%, frente a un 1,12% en el mismo tramo de 2020.

En tanto, en el acumulado de los últimos 12 meses hasta agosto, la inflación totalizó un 4,44%, contra un 1,88% en igual periodo del año previo y por encima de la meta puntual del Banco Central, de 3%.

El dato alimenta las expectativas de los analistas de que el Banco Central comenzaría a incrementar su tasa de interés de referencia en su reunión de septiembre, actualmente en un mínimo récord de 1,75%.