Montevideo. La inflación en Uruguay se aceleró y llegó a 11,05% en el año móvil con cierre en mayo, por encima del 7,73% registrado hace un año y alejado del techo del rango meta oficial de 7%, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En abril pasado, el Indice de Precios al Consumo (IPC) alcanzó los dos dígitos (+10,86%) por primera vez desde julio de 2016 (10,05%) como efecto del alza del tipo de cambio, el aumento de bienes transables internacionalmente y la actualización de las tarifas públicas.

En un mes marcado aún por los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus en la economía, en mayo el IPC registró un alza de 0,57%, y en los primeros cinco meses de 2020 acumuló un ascenso de 6,77%.

En tanto, las divisiones con mayor incidencia el mes pasado fueron Alimentos y Bebidas No Alcohólicas (+0,96%), Bienes y Servicios Diversos (+1,25%) y Prendas de Vestir y Calzado (+1,82%).

Analistas consultados en la última encuesta de expectativas del Banco Central uruguayo (BCU) pronosticaron una inflación de 0,54 para mayo, y de 9,90% para 2020.

El gobierno del presidente Luis Lacalle Pou anunció el 8 de mayo un acuerdo con empresarios para mantener el precio de 80 productos alimenticios y de higiene durante tres meses, con el objetivo de frenar los "aumentos abusivos".

La ministra de Economía, Azucena Arbeleche, aclaró que la medida "no ataca las causas" de la inflación, y busca facilitar el acceso a productos que experimentaron fuertes alzas.

Lacalle dijo a principios de mayo que estaba preocupado porque "lamentablemente no todo el mundo tiene un sentido humanista, y siempre hay vivos que se benefician de la crisis", aludiendo a abusos en los ajustes en medio de la crisis generada por la pandemia.