El Observador de Uruguay. El costo de vida de los uruguayos aceleró en el último año su ritmo de aumento, por encima del rango objetivo previsto por las autoridades. La suba del dólar a lo largo del 2019 explicó una parte del incremento, pero hay elementos locales que también empujaron a una suba de precios mayor a la de 2018.

Los precios al consumo subieron 8,8% en los 12 meses cerrados a diciembre, según los datos divulgados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, la inflación se aceleró casi un punto respecto al cierre de 2018, cuando se había situado en 8%.

También quedó casi dos puntos por encima del rango meta (de entre 3% y 7%). La última vez que la inflación ingresó en ese rango fue en 2017 cuando terminó en 6,55%.

El dato de 2019 estuvo alineado a lo que anticipaban los analistas en diciembre. La mediana de respuestas de la Encuesta de Expectativas del Banco Central (BCU) era de 8,9% para el
cierre de año.

El dólar tuvo una incidencia importante en esta evolución. Ese aumento se reflejó en particular en algunos rubros de la canasta de consumo intensivos en bienes transables.

También se destaca la variación del rubro más relevante de la canasta de consumo que es alimentos y bebidas. En el último año aceleró su ritmo de aumento. Durante 2018 tuvo un incremento de 6,8% y en los 12 meses a diciembre subió 14,2%. 

Entre los rubros que más se encarecieron el año pasado también están restaurantes y hoteles (10,3%), educación, (9,7%) y bienes y servicios (9,3%).

En diciembre. Los precios se mantuvieron estables durante el último mes. Los rubros que mayor incidencia tuvieron fueron alimentos y bebidas sin alcohol (0,4%), vivienda (-0,77%), transporte (0,06%) y restaurantes y hoteles (0,14%).

El rubro vivienda se abarató 5,63% por la baja en los precios de la electricidad (-21,29%) asociado a la implementación del Plan UTE Premia y del Plan Primavera.

Por su parte, los alimentos y bebidas aumentaron en su conjunto 1,46%. Al igual que en meses anteriores sobresale el aumento generalizado de la carne (3,86%). Los cortes que más se encarecieron fueron nalga, vacío, bola de lomo, colita de cuadril, peceto, asado de tira, y pollo que lo hicieron por arriba de 4%.

A esto se sumó un aumento en los precios de la fruta que fue de 5,27% y que se explica principalmente por variaciones en limones, frutillas y peras. En sentido contrario se  barataron legumbres y hortalizas.