Ciudad de México. La inversión extranjera directa en México podría disminuir al menos un 20% este año, debido en gran medida a la incertidumbre que permea sobre la ratificación del renovado acuerdo de libre comercio para América del Norte, advirtió la directora de Análisis Económico-Financiero del Banco Base, Gabriela Siller.

En una rueda de prensa para presentar sus más recientes proyecciones económicas, Siller dijo que la Inversión Extranjera Directa (IED) a México podría sumar este año alrededor de US$26.800 millones, desde los US$33.500 registrados en el 2018.

La experta dijo que "con un poco de suerte" el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) de libre comercio podría ratificarse en el Congreso estadounidense el próximo octubre.

"Pero sin esta suerte, la ratificación podría irse hasta marzo de 2020, lo que significaría que la inversión seguiría débil hasta entonces y con afectaciones en los flujos", agregó.

De acuerdo con cifras oficiales difundidas el pasado 20 de agosto, la IED a México creció en un 1,5% en el primer semestre del 2019, a US$18.102 millones.

Siller dijo que para mejorar el crecimiento económico es necesario que el Gobierno federal enfoque el gasto público a la inversión física, es decir, a la construcción de infraestructura como carreteras, hospitales y otras obras.

México se convirtió en junio en el primer país en aprobar el T-MEC con su ratificación en el Senado mexicano, pero todavía requiere del visto bueno de los legislativos de sus socios para entrar en vigor.

El T-MEC fue firmado por los líderes de los tres países el pasado 30 de noviembre en Buenos Aires, Argentina, después de un largo proceso de revisión solicitado por el presidente estadounidense, Donald Trump, bajo amenazas de terminarlo.

El renovado acuerdo busca reemplazar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ha estado vigente desde 1994.

Pese al entorno de incertidumbre, el Banco Base revisó al alza su expectativa para el crecimiento económico local de este año, a un 0,5% desde el 0,2% anterior.

Siller dijo que para mejorar el crecimiento económico es necesario que el Gobierno federal enfoque el gasto público a la inversión física, es decir, a la construcción de infraestructura como carreteras, hospitales y otras obras.

Las expectativas del Banco Base se difundieron el mismo día en que el central Banco de México (Banxico) redujo su pronóstico para el crecimiento de la economía local de 2019, a un intervalo del 0,2% y el 0,7%, menor que el rango previo de 0,8% y 1,8%.

La economía mexicana, que depende en gran medida de los ciclos económicos en Estados Unidos, creció un 2,0% en el 2018, pero ha aminorado su actividad en línea con la desaceleración de la economía global.