Río de Janeiro. La tasa de inversiones en Brasil creció un 9,6% en el tercer trimestre en comparación con el segundo, según un informe divulgado por el Gobierno.

Los datos, presentados por el Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (Ipea), vinculado al Ministerio de Planeamiento, muestran que la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF), medida que sirve para calcular lo que se invierte en un país en máquinas, equipamientos e investigación, también aumentó un 13,1% entre julio y septiembre en comparación con el mismo período del año anterior.

El crecimiento estuvo impulsado por las importaciones de las plataformas de petróleo, que motivaron un crecimiento del 27,7% en el consumo de máquinas y equipamientos.

Sin las plataformas petroleras, las inversiones hubieran aumentado únicamente un 3,2% en el tercer trimestre en comparación con el segundo y un 4,4% frente al mismo período del año anterior.

Sin las plataformas petroleras, las inversiones hubieran aumentado únicamente un 3,2% en el tercer trimestre en comparación con el segundo y un 4,4% frente al mismo período del año anterior.

El Ipea informó que el nuevo régimen especial, que suspende los tributos cobrados sobre bienes destinados a las actividades de exploración de petróleo y gas natural, el llamado Repetro-Sped, ejerció un impacto significativo, tanto en el cálculo de la FBCF como en la balanza comercial brasileña. Con el nuevo régimen, las empresas no se benefician más con la exportación de las plataformas de petróleo.

Por su parte, mientras la producción interna de bienes de capital líquido de exportaciones aumentó un 1,2%, la importación de bienes de capital aumentó un 104,5% sobre el segundo trimestre.

La construcción civil registró un alza del 3,4% frente al segundo trimestre y del 0,9% en comparación con el tercer trimestre del año pasado.

El componente "otros" de la FBCF se mantuvo estable y aumentó un 2% frente al período julio-septiembre del año pasado.

El aumento de las inversiones debe reflejarse en el resultado del Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil, que en el segundo trimestre se expandió un 0,2%, tras haberlo hecho en un 0,1% en los primeros tres meses del año.

Para este año, el mercado financiero espera que la mayor economía de América Latina crezca un 1,36%, mientras que el gobierno espera que sea del 1,5%. En 2017, Brasil dejó atrás dos años seguidos en negativo y su PIB aumentó un 1%.