Jackson Hole. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo que la economía británica parecía estar en camino de un estancamiento este trimestre, y que el crecimiento subyacente aún luce escaso, incluso si se elimina el efecto de la volatilidad por el Brexit.

Carney, en un discurso en la reunión de Jackson Hole de banqueros centrales globales en Estados Unidos este viernes, dijo que una instantánea de la economía británica sugiere que "actualmente está cerca del equilibrio, operando justo por debajo del potencial".

La economía británica se contrajo durante los tres meses a junio, por primera vez desde la crisis financiera mundial, debido en gran parte a un aumento de la actividad a principios de año cuando las compañías se apresuraron a prepararse para la fecha límite original del Brexit.

A principios de este mes, el BoE había pronosticado un crecimiento del 0,3% para el actual trimestre, pero las encuestas a empresas en agosto han dibujado un panorama mediocre.

"La economía del Reino Unido se contrajo ligeramente el último trimestre y las encuestas apuntan a un estancamiento en este", dijo Carney. "Descontando la volatilidad relacionada con el Brexit, es probable que el crecimiento subyacente sea positivo pero escaso".