México.-  El banco de inversión JP Morgan anticipó una contracción económica para México del 0,5% en el segundo trimestre del año a tasa anual, lo que pondría al país en una "recesión técnica".

"La economía es ciertamente débil, pero hay algunos resquicios positivos menores que muestran que la debilidad no está distribuida de manera uniforme entre los sectores", indicó la institución en un reporte a sus clientes.

"Como lo resaltamos anteriormente, la debilidad se concentra en la producción industrial, específicamente en sectores sensibles a la inversión, como la minería y, en particular, la construcción", agregó la firma.

El documento de la institución bancaria se liberó poco después de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México reportara un nulo crecimiento de la actividad económica del país en mayo, con respecto al mes anterior.

El llamado Índicador Global de la Actividad Económica (IGAE), visto por analistas como un Producto Interno Bruto (PIB) mensual, no vio variación durante mayo, en parte por una caída del 2,1% de la actividad industrial en el mes.

"La economía ha estado débil desde hace algún tiempo, y el aproximado del PIB de mayo actual lo encamina a registrar un segundo trimestre con crecimiento negativo, lo que sería equivalente a una recesión técnica", indicó JP Morgan.

El autónomo Inegi difundirá el próximo 31 de julio la Estimación Oportuna del PIB del segundo trimestre.

México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, depende en gran medida de los ciclos económicos en Estados Unidos, y se encuentra en una fase de desaceleración en línea con el ritmo global.

Varios organismos e instituciones han recortado en semanas recientes sus proyecciones para el crecimiento económico de México, citando factores internos y externos.

El martes pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó el pronóstico sobre México de 2019, a un 0,9% desde el 1,6%.

En el 2018, la economía mexicana creció un 2,0%, pero el central y autónomo Banco de México (Banxico) estima un desaceleración para este año, en un rango de entre el 0,8 y el 1,8%.

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que inició el pasado 1 de diciembre, redujo en abril su proyección de crecimiento económico de este año, a un intervalo de entre 1,1 y 2,1%.