JPMorgan y Morgan Stanley predijeron el jueves que Fitch rebajaría la calificación crediticia de Colombia a "basura" antes de que termine el año y alentaría ventas forzadas de activos tras un movimiento similar de S&P Global Ratings el miércoles.

Colombia está en el centro de la atención después de que el presidente Iván Duque se viera obligado a retirar una propuesta de reforma fiscal a principios de mayo, en medio de una firme oposición de los legisladores y masivas protestas.

El miércoles, S&P redujo su calificación en moneda extranjera a largo plazo de Colombia a BB+ desde BBB-, prediciendo que el ajuste fiscal será más prolongado y gradual de lo esperado.

"Es muy probable que Fitch decida unirse a ellos una vez que se aclare el destino del paquete fiscal, probablemente en el tercer trimestre, convirtiéndose en la segunda agencia en darle a Colombia una calificación de subinversión", escribió Katherine Marney de JPMorgan en una nota a clientes.

JPMorgan calculó que Colombia podría ver fugas por más de US$ 11.000 millones de sus mercados de renta fija al perder sus calificaciones de grado de inversión.

Fitch califica al país sudamericano en el rango de grado de inversión más bajo, con una perspectiva negativa, mientras que para Moody's está dos niveles por encima de "basura".

"El momento exacto es difícil, y la conclusión es, en cambio, que creemos que la rebaja se acerca lo suficiente como para que los mercados negocien con ella", dijo Simon Weaver de Morgan Stanley, quien también predice que Fitch será la segunda calificadora en degradar a Colombia a "chatarra".

En mayo, JPMorgan calculó que Colombia podría ver fugas por más de US$ 11.000 millones de sus mercados de renta fija al perder sus calificaciones de grado de inversión.

Eso incluiría US$ 3.200 millones de sus bonos soberanos en moneda fuerte, US$ 3.500 millones de bonos del tesoro local, así como US$ 4.700 millones de posibles salidas de fondos de papeles de empresas con grado de inversión.

Morgan Stanley sostuvo que aún no se había incorporado en las previsiones el impacto de una posible rebaja total a Colombia, aunque sí podría haber una potencial venta forzada de hasta US$ 5.100 millones en activos del país.

Las calificaciones de grado de inversión de varias agencias son condición para la inclusión de bonos en muchos índices clave. Calificaciones basura, en tanto, impiden que algunos inversores pongan dinero en un país, y las rebajas conducen a ventas forzadas.