Santiago. La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, advirtió este jueves que el nuevo coronavirus tendrá efectos "devastadores" sobre la economía mundial.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas participó esta jornada en una teleconferencia sobre el "Diálogo Interamericano sobre el coronavirus y sus consecuencias para las economías de América Latina y el Caribe".

En un comunicado difundido por la CEPAL, Bárcena señaló que la crisis de COVID-19 pasará a la historia como una de las peores que el mundo ha vivido.

Explicó que la enfermedad pone en riesgo un bien público global esencial, la salud humana, e impactará a una ya debilitada economía mundial.

Abundó que también afectará tanto por el lado de la oferta como de la demanda, ya sea a través de la interrupción de las cadenas de producción como a través de la pérdida de ingresos y de ganancias debido a un alza del desempleo y mayores dificultades para cumplir con las obligaciones de deuda.

"América Latina y el Caribe, así como otras regiones emergentes, se verán afectadas negativamente", subrayó la máxima autoridad de la CEPAL.

"América Latina y el Caribe, así como otras regiones emergentes, se verán afectadas negativamente", subrayó la máxima autoridad de la CEPAL.

Recordó que la región creció a una tasa estimada de apenas 0,1% en 2019, y que los últimos pronósticos de la CEPAL realizados en diciembre pasado preveían un crecimiento de 1,3% para 2020.

Sin embargo, añadió que las proyecciones "han sido revisadas a la baja significativamente en el actual escenario".

Bárcena precisó que el nuevo coronavirus afectará a la región a través de cinco canales. Un primer canal de transmisión de esta crisis es el efecto de la disminución de la actividad económica de varios de los principales socios comerciales en las exportaciones de bienes de los países de la región.

Un segundo canal proviene de la caída en la demanda de servicios de turismo, que impactaría más severamente a los países del Caribe.

En tanto, agregó, un tercer canal de transmisión se daría a través de la interrupción de las cadenas globales de valor. Esto afectaría principalmente a México y Brasil.

Un cuarto canal que afectaría a la región de América Latina y el Caribe está en la caída de los precios de los productos básicos y un quinto canal de transmisión se deriva de la mayor aversión al riesgo de los inversionistas y el empeoramiento de las condiciones financieras globales, explicó.

Bárcena instó a que "ningún país podrá combatir esta pandemia sin la cooperación global y regional".

"Al final del día, lo que realmente necesitamos considerar es qué pasará con el multilateralismo. Debe haber más integración. Definitivamente debemos movernos hacia una mayor coordinación y la prioridad de las políticas debe ser cómo abordar la actual crisis social y de salud", dijo.