Washington. El optimismo de las pequeñas empresas estadounidenses cayó el mes pasado a su nivel más bajo desde la elección del presidente Donald Trump, hace más de dos años en medio de la creciente incertidumbre sobre la perspectiva económica.

La Federación Nacional de Negocios Independientes dijo el martes que su Índice de Optimismo de Pequeñas Empresas bajó 3,2 puntos a 101,2 en enero, la lectura más débil desde noviembre de 2016.

El índice aumentó después de la victoria electoral de Trump, impulsado por el paquete de recortes fiscales de US$1.5 billones y la política de desregulación de su administración. Se ha reducido durante cinco meses consecutivos desde que alcanzó un récord histórico en agosto pasado, pero sigue siendo alto para los estándares históricos.

Aún así, el índice reflejó otras encuestas de confianza, que se debilitaron considerablemente el mes pasado.

"Creemos que el aparente impulso a los datos de la encuesta por el aumento del partidismo desde las elecciones de 2016 está empezando a desvanecerse", dijo Jim O'Sullivan, economista jefe de High Frequency Economics en White Plains, Nueva York.

El NFIB dijo que su índice de incertidumbre saltó 7 puntos a 86 el mes pasado, la quinta lectura más alta en los 45 años de historia de la encuesta. El aumento de la incertidumbre coincidió con el cierre parcial más largo del gobierno federal en la historia.

El cierre de 35 días finalizó el 25 de enero después de que Trump y el Congreso acordaron fondos gubernamentales temporales, sin dinero para su muro fronterizo entre México y Estados Unidos.

La NFIB dijo que “se habla más sobre el riesgo de recesión. Señaló que a los propietarios de pequeñas empresas les preocupaba "el crecimiento futuro de las ventas, alguna debilidad en las condiciones comerciales más adelante en el año y un cierto deterioro en las condiciones que respaldarían la expansión comercial".