El año terminó este lunes resultó complicado para los mercados financieros en México, debido a factores tanto internos como externos.

Entre los primeros destacaron principalmente la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el proceso electoral en el primer semestre del 2018, una alta inflación y la política monetaria restrictiva por parte de Banco de México.

Un análisis elaborado por la correduría Black Wallstreet Capital señala que el 2018 se presentó un incremento significativo de la volatilidad.

Agrega que el principal indicador bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores, el S&P/BMV IPC tocó su punto máximo en las 51,065.49 unidades en enero de 2018; pero, su peor nivel fue alcanzado el 26 de noviembre y se ubicó en las 39.427,28 unidades. En el año la BMV perdió 15,63%.

Por su parte, el tipo de cambio alcanzó cotizaciones máximas en 20,90 pesos por dólar durante el 2018, y mínimos en 18 pesos por billete verde, esto es un diferencial de 16%. En el año sin embargo, cerró con una marginal caída de 0,03%.

Por si fuera poco, el segundo semestre del año se caracterizó por ser el del peor desempeño para el mercado bursátil mexicano desde la crisis del 2008 cuando perdió cerca de 24%.

A decir de Black Wallstreet Capital, el desempeño del IPC se puede dividir en tres etapas, la primera que va de inicios de año y hasta finales de mayo en que el índice perdió 11%, para posteriormente observar una recuperación de 13% que llevó a la barrera psicológica de 50.000 unidades.

Sin embargo, lo peor vino desde inicios de octubre en que se acumula una pérdida de más de 20% y que llevó el indicador hasta mínimos alrededor de 39,500, nivel no visto desde 2014 y 2015. Este sell off se explica por el incremento de la aversión al riesgo a nivel internacional.

El análisis señala que a nivel local destaca la cancelación del aeropuerto en Texcoco, iniciativa sobre las comisiones bancarias, iniciativa sobre ley minera; así como ciertas iniciativas que se pudieran considerar peligrosas como es el uso de reservas internacionales y la modificación en el manejo del ahorro para el retiro.

Evidentemente estas propuestas dieron por finalizada la luna de miel entre inversionistas y nuevo gobierno.

Por su parte, el tipo de cambio alcanzó cotizaciones máximas en 20,90 pesos por dólar durante el 2018, y mínimos en 18 pesos por billete verde, esto es un diferencial de 16%. En el año sin embargo, cerró con una marginal caída de 0,03%.

La mezcla mexicana de exportación perdió durante 2018 cerca de 21% cotizando en niveles de US$44,69 el barril.

No fue la excepción. Pero la volatilidad no fue solo para el mercado bursátil mexicano. También Wall Street sufrió una fuerte sacudida, luego de cerca de cinco años o más de un fuerte apogeo.

Los tres principales indicadores de la Bolsa de Nueva York terminaron el año a la baja. Destacó el S&P 500 cuya caída anual fue de 6,24% según datos de Reuters. Le sigue el Promedio Industrial Dow Jones con una merma de 5,63% y el NASDAQ, de alto componente tecnológico que cayó 3,88%.

De hecho este fue un año malo para las empresas tecnológicas de Wall Street como Apple, que en el último trimestre perdió cerca de 20% de su valor de capitalización bursátil. Los problemas para el sector comenzaron desde abril con el escándalo de robo de identidad de Facebook y Cambridge Analytica.