La Organización Internacional del Trabajo ha advertido de que la pandemia podría dejar a 300.000 niños podrían regresar a situación de trabajo infantil debido al impacto de la crisis.

Así lo ha señalado la organización este jueves durante el Lanzamiento del Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil en América Latina y el Caribe, en el que han participado varios presidentes regionales, el director general de la OIT, Guy Ryder, el director de OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, y la secretaria ejecutiva para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, entre otros.

La OIT ha señalado que si bien en los últimos 25 años América Latina y el Caribe logró importantes avances contra el trabajo integral, antes de la pandemia aún había 10,5 millones en trabajo infantil.

En este sentido, Ryder ha destacado que la situación puede empeorar debido a la crisis generada por la Covid-19. "El aumento de la pobreza y la caída de los ingresos familiares, el cierre de las escuelas, y el aumento de las vulnerabilidades, son factores que pueden contribuir a incrementar el trabajo infantil", ha indicado.

En este sentido, Pinheiro ha afirmado que es el momento de "pisar el acelerador" en la lucha contra el trabajo infantil, para continuar avanzando y enfrentar una crisis que "podría hacernos retroceder en un año el equivalente a una década de avances".

El presidente de Colombia, Iván Duque, ha destacado el compromiso de impedir el trabajo infantil y seguir disminuyendo esta práctica en la sociedad.

Por su parte, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, ha subrayado el compromiso político "al más alto nivel" con la prevención y erradicación del trabajo infantil en todas sus formas en el lanzamiento del Año Internacional. "Nos sumamos a esta iniciativa mundial para fortalecer los esfuerzos para combatir este flagelo", ha apostillado Giammattei.

El presidente de Perú, Francisco Sagasti, ha vinculado la persistencia del trabajo infantil a la "desigualdad endémica" de la región, y ha reiterado el compromiso de su país con la aplicación de estrategias para enfrentar este problema.