Ciudad de México. Las remesas a México, una de las principales fuentes de divisas del país, registraron en abril un salto interanual de un 39.1%, favorecido principalmente por una baja base de comparación, pues en ese mes del año pasado mostraron una atípica disminución ante la incertidumbre causada por la pandemia de coronavirus.

Los envíos de dinero a la segunda mayor economía de América Latina frenaron en abril de 2020, sin embargo, en los meses posteriores los mexicanos en el exterior aumentaron las ayudas a sus familiares para que pudieran paliar la crisis, impulsando las remesas a niveles récord.

Los capitales recibidos en el cuarto mes de este año sumaron US$ 4.048 millones y con ello acumularon 12 meses con variaciones positivas, la mayoría de ellas de doble dígito, informó el martes el banco central.

El aumento de remesas en abril es el más alto para cualquier mes desde 2003, influenciado también por un mayor número de transacciones -principalmente desde Estados Unidos-, que crecieron un 22,5% internual, y un monto promedio un 13,6% más alto por operación, según datos oficiales.

"Las condiciones que han apoyado la recuperación de la economía de Estados Unidos permanecen en pie, a su vez benéfico para la perspectiva de flujos (de remesas)", dijeron analistas de Banorte, quienes destacaron que el aumento interanual tenía una distorsión por una baja base de comparación.

"En nuestra opinión, las remesas podrían crecer alrededor de 10% este año, con un total cercano a los US$45.000 millones", agregaron.

En cifras acumuladas, las remesas aumentaron un 19,1% a tasa anual en los primeros cuatro meses del año, para alcanzar un récord para un periodo similar de US$ 14.663 millones, detalló el banco central.

El año pasado, los capitales recibidos sumaron US$ 40.607 millones, un alza récord de un 11% respecto a lo reportado en 2019, a pesar de los estragos de la pandemia global del coronavirus.