En el reciente informe "¿Quién paga la cuenta?" divulgado este lunes por la organización humanitaria Oxfam revela que mientras la pandemia del nuevo coronavirus aumenta el número de pobres y desempleados en América Latina, también está multiplicando a las mayores fortunas de la región.

En concreto, Oxfam señala que la fortuna de los 73 milmillonarios latinoamericanos aumentó en US$48.200 millones desde el comienzo de la pandemia y han recuperado el valor de sus activos hasta generar US$413 millones diarios, según el informe citado por Europa Press.

La ONG destaca que esa suma "equivale a un tercio del total de recursos previstos en paquetes de estímulos económicos adoptados por todos los países de la región" para auxiliar a los más pobres, a los desempleados y trabajadores informales durante la pandemia.

El informe asegura además, que “los multimillonarios de esta parte del mundo permanecen inmunes a la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus en una de las regiones más desiguales del planeta”.

En Brasil, uno de los países más afectados por el virus en todo el mundo, los 42 milmillonarios del país aumentaron su patrimonio neto de US$123.100 millones en marzo a US$157.100 millones en julio; mientras que los siete empresarios más ricos de Chile incrementaron su patrimonio un 27% durante la pandemia.

Ante tal escenario, Oxfam propone la aplicación de un impuesto sobre las grandes fortunas para recaudar, al menos, US$14.260 millones en América Latina, en el marco de la pandemia y sus efectos derivados, entre los que, según la ONG, se podrían dejar de ingresar US$113.400 millones en las arcas públicas, una cifra que supone el 59% del gasto en salud pública de la región.

En la actualidad, tan solo Argentina, Colombia y Uruguay cuentan con algún impuesto al patrimonio. En Brasil, uno de los países más afectados por el virus en todo el mundo, los 42 milmillonarios del país aumentaron su patrimonio neto de US$123.100 millones en marzo a US$157.100 millones en julio; mientras que los siete empresarios más ricos de Chile incrementaron su patrimonio un 27% durante la pandemia.

América Latina, explica la ONG, está haciendo frente a la pandemia con unos sistemas de salud muy frágiles, con una grave crisis alimentaria y económica de fondo, por lo que afirma que "no deben pagar los de siempre".

La ONG resalta en su informe que ante el "grave escenario" que acontece, los gobiernos latinos no están aplicando medidas fiscales que graven de forma decidida tanto la riqueza individual como los beneficios de grandes corporaciones, lo que merma la lucha contra la pandemia, la pobreza y la desigudaldad.

 

"El virus se ha expandido por América Latina por la desigualdad, ejemplificada por la enorme economía informal de la región y su falta de redes de seguridad, y por los Gobiernos que no gravan suficiente la riqueza y el capita", subraya el director ejecutivo interino de Oxfam Internacional, José María Vera.

De hecho, los datos advierten sobre la posibilidad de que hasta 52 millones personas caigan en la pobreza como consecuencia de la pandemia, lo que implica un retroceso de 15 años. Además, el 55% de la población activa, unos 140 millones de personas, se encuentran en la economía informal o sumergida. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es la región en la que más empleo se va a destruir.

Oxfam insiste en que son necesarias medidas fiscales "urgentes, extraordinarias y estructurales", al tiempo que se corrigen las deficiencias del sistema, entre ellas el ya mencionado impuesto a la riqueza, que incrementaría en 50 veces las aportaciones de los milmillonarios a las arcas públicas.

"Mientras que una gran parte de la población está viviendo con órdenes de confinamiento, tratando de sobrevivir y con el temor de enfermarse, los milmillonarios latinoamericanos ven como su patrimonio y privilegios crecen día a día", afirma Vera.