Bogotá. La mayoría de mercados de América Latina iniciaban la sesión del martes con sesgo bajista, debido a las preocupaciones de que las nuevas restricciones impuestas por el avance del coronavirus puedan atrasar la recuperación de la economía.

Como reflejo de ello, los precios del petróleo -importante generador de divisas de muchos países de la región- caían ante las expectativas de una desaceleración de la demanda de combustible.

A ello se sumó la intensificación de las tensiones entre Estados Unidos y China, después de que Washington rechazó los reclamos de Pekín sobre recursos en la mayor parte del Mar de la China Meridional, generando críticas del país asiático.

La reacción de los mercados se produce después de California ordenó desacelerar la reapertura por un fuerte aumento de los casos de COVID-19, alineándose con otras regiones como Florida y Texas en Estados Unidos, así como en Australia y Asia.

Las pérdidas eran lideradas por el real brasileño, que se debilitaba un 0,74%; mientras que el índice de acciones Bovespa escalaba un 0,26%.

Le seguía el peso colombiano, que se depreciaba un 0,74% y el índice referencial de la bolsa, el COLCAP, perdía un 0,41%.

En México, el referencial índice bursátil S&P/BMV IPC de la bolsa caía más de un punto porcentual, aunque el peso mexicano avanzaba un 0,22%.

El peso chileno operaba con baja de un 0,19%, en medio de un retroceso en el precio del cobre, la principal exportación del país, que caía desde máximos de dos años. * En tanto, el índice IPSA de la Bolsa de Santiago, perdía un 0,53% en los primeros negocios.

En Argentina, el peso cedía un 0,08%.

En Perú, el sol caía un 0,31%. En tanto, el referente de la Bolsa de Lima lo hacía en un 0,47%.