Cuando los funcionarios de la Reserva Federal concluyan este miércoles su reunión de política monetaria de dos días, por fin pueden haber logrado separar las medidas que toman para administrar el enorme balance del banco central estadounidense de las decisiones sobre tasas de interés.

El contraste será enorme con la situación hace un año, cuando comentarios del presidente de la Fed, Jerome Powell, de que la reducción del balance estaba en "piloto automático" les dio a los inversores la impresión de que el banco central estaba en un curso fijo de endurecimiento de la política monetaria, sin flexibilidad para abordar preocupaciones sobre la liquidez del mercado o la desaceleración del crecimiento global.

Desde entonces, la Fed ha cambiado de rumbo, tanto en política monetaria como en sus mensajes.

El banco pasó de aumentar las tasas a reducirlas, de disminuir el balance en US$50.000 millones al mes a aumentarlo en US$60.000 millones mensuales. Y lo hizo con un fuerte mensaje de que las compras de deuda de corto plazo no pretenden "tener ningún efecto significativo" en la economía.

El balance es ahora de casi US$4 billones.

Los inversores que esperan las actualizaciones de la Fed este miércoles ahora pueden concentrarse en lo que generalmente es el principal atractivo de la reunión de política monetaria: la dirección de las tasas de interés.

Los inversores que esperan las actualizaciones de la Fed este miércoles ahora pueden concentrarse en lo que generalmente es el principal atractivo de la reunión de política monetaria: la dirección de las tasas de interés.

Se espera que el comité monetario de la Fed anuncie un recorte de un cuarto de punto porcentual de la tasa de interés de referencia en su comunicado a las 1800 GMT. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ofrecerá una rueda de prensa para explicar la decisión media hora después.

Un recorte de tasas sería el tercero del año y llevaría el costo del crédito un rango meta de un 1,50% a un 1,75%.

Los inversores también buscarán pistas sobre si los encargados de formular políticas sienten que han actuado apropiadamente para abordar las dificultades para la economía de Estados Unidos o si se necesita más relajación monetaria.

Algunos economistas dicen que los esfuerzos para separar la discusión sobre el balance de la política monetaria parecen estar funcionando.

"Creo que las dos cuestiones se han separado, lo han intentado y lo seguirán intentando", dijo Karim Basta, economista jefe de III Capital Management. "Mi interés principal en la próxima reunión es más sobre la política de tasas de interés y los riesgos que están viendo".