Cleveland. Una autoridad de la Reserva Federal que se opuso a la reciente rebaja de las tasas de interés está considerando si respaldar tal decisión ahora debido a que los riesgos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la desaceleración global puedan complicar la economía local.

"Podría ver escenarios donde mantenemos estables las tasas. Podría ver escenarios donde bajamos las tasas. Creo que tenemos que tomarnos el tiempo para evaluar realmente", el estado de la economía, dijo a Reuters la jefa de la Fed de Cleveland, Loretta Mester.

Estos fueron sus primeros comentarios públicos desde que el organismo bajó el mes pasado el costo del crédito por primera vez desde 2008.

Mester aseguró que aún pronostica que la economía estadounidense crecerá este año en línea con su potencial de largo plazo, con la inflación avanzando al objetivo del 2% anual, pero los riesgos para dicho panorama son serios y "pesan hacia la baja".

"Una estrategia de mantener las tasas constantes hubiera sido mi estrategia preferida en ese momento, pero es ajustado", dijo la jefa de la Fed de Cleveland, Loretta Mester.

Sin embargo, datos económicos bastante sólidos, particularmente en el mercado laboral y la inflación, llevaron a Mester a no apoyar lo que dijo fue una decisión "ajustada" para recortar las tasas de interés, pese a las señales de un gasto empresarial más débil y de una desaceleración manufacturera.

"Una estrategia de mantener las tasas constantes hubiera sido mi estrategia preferida en ese momento, pero es ajustado", dijo. "Una mantención, depende de dónde se encuentre la economía, podría ser en realidad un política más restrictiva".

Los mercados esperan ampliamente que la Fed recorte las tasas cuando se reúna el 17 y 18 de septiembre. Mester no tiene derecho a voto en el panel que fija la política monetaria, pero participa en las discusiones.

Por ahora, "la pregunta destacada" es si rebajar o mantener el costo del crédito donde se encuentra y Mester dijo que busca señales de que el gasto del consumidor se desacelera, lo que podría apuntar a una ralentización económica más seria.

"Voy a tomar todo este tiempo entre reuniones para hacer una evaluación realmente buena de eso antes de determinar dónde se encuentra la política monetaria", agregó.