Ciudad de México. El fideicomiso del aeropuerto de Ciudad de México (MexCAT) anunció este martes una mejora en la oferta para la recompra de los bonos emitidos para financiar la construcción de la terminal aérea, que el nuevo gobierno decidió cancelar hace unas semanas.

El nuevo aeropuerto en Texcoco, parcialmente construido, era un proyecto emblemático del gobierno previo, pero el nuevo presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, dijo que estaba plagado de corrupción y que era demasiado caro, por lo que pidió su cancelación y optó por un plan más barato.

Hace una semana, México lanzó una oferta de recompra por US$1.800 millones en bonos, a través del Fideicomiso del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), lo que inicialmente causó alivio entre los inversores aunque algunos se mostraron reticentes a la propuesta.

Este martes, MexCAT ofreció comprar las notas a un precio par de US$1.000 por cada US$1.000 de bonos emitidos más intereses.

La nueva oferta de recompra también agrega un "evento de incumplimiento" que sería detonado si el flujo de la tasa aeroportuaria (TUA) se ve afectado por el comienzo de operaciones de un aeropuerto alterno.

Anteriormente, había dicho que volvería a comprar cuatro series de bonos entre US$900 y US$1.000 por cada US$1.000 de papeles emitidos.

Además, se extendió la fecha de la oferta hasta las 23.59 Hora de Nueva York del 4 de enero del 2019.

"La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) cree que estos cambios son en el mejor interés de los tenedores, y que abordan las preocupaciones planteadas por los tenedores en la mayor medida posible, de acuerdo con las orientaciones de política del Gobierno mexicano", dijo la SHCP en un comunicado.

"(La SHCP) insta a los titulares a actuar de manera expedita para aceptar las propuestas", agregó.

Los bonos son parte de un total de US$6.000 millones en papeles internacionales emitidos por Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México -empresa mayoritariamente estatal y encargada del proyecto-, para costear la construcción de la terminal aérea valorada en más de US$13.000 millones.

La nueva oferta de recompra también agrega un "evento de incumplimiento" que sería detonado si el flujo de la tasa aeroportuaria (TUA) se ve afectado por el comienzo de operaciones de un aeropuerto alterno en un radio de 70 kilómetros de la actual terminal de Ciudad de México.

De hecho, el plan de López Obrador tras cancelar el nuevo aeropuerto incluye construir dos pistas alternativas en la base aérea de Santa Lucía, a unos 40 kilómetros de la terminal actual.

Además, la oferta dice que si las operaciones comerciales del aeropuerto de Toluca se incrementan a más de 5 millones de pasajeros al año, también se activaría un evento de incumplimento.

La cancelación del aeropuerto capitalino anunciada por el mandatario mexicano hace varias semanas golpeó a los mercados y llevó a las autoridades locales a presentar la oferta de recompra sobre la que no descartan hacer una "decisión temprana" antes de presentar el presupuesto el 15 de diciembre.

Analistas de Morgan Stanley dijeron en una nota publicada el lunes que a ambas partes les convendría llegar a un acuerdo, incluso si las negociaciones se extienden hasta el 2019.