Ciudad de México. El gobierno mexicano anunció el miércoles un plan de reanudación gradual de actividades en el país, restringidas desde marzo por la emergencia del coronavirus, que permitirá al vital sector automotriz, fuertemente ligado a la economía Estados Unidos, retomar operaciones a partir del 18 de mayo.

El Consejo de Salubridad incluyó este martes al sector automotor, junto con la minería y la construcción, en un listado de actividades esenciales, tras semanas de paralización y confinamiento para contener la propagación del coronavirus.

En una rueda de prensa encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, dijo este miércoles que la reapertura de esas tres industrias entrará en vigor entre el 18 y el 31 de mayo.

El plan de regreso a "la nueva normalidad", como lo ha definido el Gobierno, incluye tres etapas. En la primera, que comienza el 18 de mayo, 200 de los 3.000 municipios del país retomarán por completo su actividad aunque con restricciones sanitarias, por ser los únicos que ni presentan contagios de coronavirus ni tienen localidades vecinas con infectados.

Del 18 de mayo al 1 de junio será la segunda, en la que las empresas deberán capacitar a sus trabajadores para que tengan un espacio laboral seguro, readecuar el espacio y los procesos productivos, y crear filtros de ingreso para sus empleados.

La tercera, a partir del 1 de junio, incluirá un semáforo que cambiará a rojo, amarillo o verde, en función de la situación de cada uno de los 32 estados mexicanos.

En las últimas semanas, asociaciones que representan a fabricantes de autopartes (INA), vehículos pesados (ANPACT) y armadoras de autos (AMIA) han trabajado con las autoridades de salud mexicanas en autoevaluaciones y pruebas piloto in situ y virtuales para lograr un retorno seguro a las actividades.