El ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, describió una perspectiva más optimista para la economía más grande de América Latina en 2022, y pronosticó un sólido crecimiento del PIB y una inflación que cumplirá su objetivo.

"Tengo una visión constructiva y positiva de que vamos a registrar un crecimiento robusto el próximo año", sostuvo. Los participantes del mercado ven un crecimiento del PIB de solo 1,93%, según una encuesta del banco central publicada la semana pasada.

En un evento organizado por Credit Suisse, Guedes dijo que es probable que la inflación sea del 5% el próximo año, en la parte superior de un rango. Este año dijo que debería estar entre un 7,5% y un 8%, y agregó que cree que los ajustes de precios se desacelerarán hacia fin de año.

Guedes dijo que es probable que el Gobierno reanude las negociaciones sobre las deudas ordenadas por los tribunales el lunes, un tema que amenaza con hacer un agujero en el presupuesto de 2022.

Sostuvo que la decisión del presidente Jair Bolsonaro de publicar una carta abierta el jueves buscando suavizar su disputa con el Supremo Tribunal Federal (STF) facilitará las negociaciones con el máximo tribunal sobre las deudas legalmente exigidas.