Brasilia. El ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, ha enviado a los presidentes de la Cámara de los Diputados y del Senado, Rodrigo Maia y Davi Alcolumbre, respectivamente, una propuesta con 14 proyectos de ley para hacer frente a la crisis económica internacional.

En el documento, Guedes también ha solicitado tres Propuestas de Enmiendas a la Constitución (PEC) y dos medidas provisionales pendientes en el Congreso. El ministro ha destacado la importancia de aprobar las propuestas para mediados de año.

"El esfuerzo por aprobar los puntos listados este semestre podrá proteger a Brasil de la crisis externa", ha añadido Guedes. Asimismo, ha puntualizado que solo con la continuación de reformas estructurales que reduzcan el gasto obligatorio, el Gobierno tendrá espacio en sus presupuestos para estimular la economía.

"Con la continuidad de las reformas será posible recuperar el espacio fiscal suficiente para generar estímulos económicos", ha detallado. Sin embargo, el texto no detalla cuáles serían dichos estímulos.

Guedes ha destacado la importancia de aprobar de manera rápida las propuestas citadas para facilitar el "blindaje" de la economía brasileña en un escenario de crisis económica internacional.

"Considerando el empeoramiento de la crisis internacional debido a la propagación del coronavirus y la necesidad de proteger la economía brasileña, el Ministerio de Economía propone acelerar la agenda del Congreso", resaltó Guedes.

"Considerando el empeoramiento de la crisis internacional debido a la propagación del coronavirus y la necesidad de proteger la economía brasileña, el Ministerio de Economía propone acelerar la agenda del Congreso", ha resaltado.

Sin embargo, para llevar a cabo un aumento de la inversión pública el país, sería necesario flexibilizar el techo del gasto federal, cuestión descartada el pasado martes por el secretario de Hacienda, Waldery Rodrigues.

El documento enviado al Congreso y Senado recoge las tres PEC solicitados en 2019, que son la reforma del pacto federativo para descentralizar los recursos a los gobiernos locales, la PEC de emergencia para reducir de manera temporal los salarios de los trabajadores en caso de crisis fiscal y la PEC de fondos, que extingue los fondos considerados "innecesarios".

Otros proyectos que se recogen en el escrito son la autonomía del Banco Central, la liberación del mercado del gas y el Plan de Balance Fiscal, que permite la ayuda a los estados con dificultades de efectivo a cambio de medidas de ajuste.

Respecto a las medidas provisionales, son el programa del 'empleo amarillo verde', que es un programa especial para trabajadores jóvenes y la propuesta para autorizar para la ruptura del monopolio de la Casa de la Moneda.