Bogotá. Las monedas de América Latina se depreciaban este miércoles, en medio de la demanda de dólares por parte de los agentes para cubrir riesgos en activos más seguros, ante la creciente aversión al riesgo derivada de las preocupaciones de desaceleración económica global.

Los temores de recesión eran alimentados durante la sesión con la inversión de la curva de rendimientos de la deuda estadounidense, con los retornos a corto plazo cotizando por sobre los de vencimientos de más larga duración.

"Ese tipo de movimientos reflejan unos inversionistas buscando activos de menor riesgo", dijo Carolina Monzón, economista del banco Itaú en Colombia. "Tenemos un dólar bastante fortalecido y eso es lo que está haciendo que los emergentes nos veamos castigados a pesar de que las cotizaciones del petróleo sea favorables".

Pese a la incertidumbre, los mercados accionarios se valorizaban.

En Argentina, el peso interbancario se derrumbaba un 1,69% y el índice Merval abrió con alzas por compras de oportunidad luego de abruptas pérdidas por la incertidumbre financiera y política del país.

La moneda de Brasil, el real se depreciaba un 0,54%, al tiempo que el índice de acciones Bovespa subía en la misma proporción.

El peso mexicano caía un 0,16% en su quinta sesión consecutiva y superando la barrera de los 20 por dólar, mientras el referencial bursátil S&P/BMV IPC subía un 0,42% a la espera de información relevante, en particular la presentación del informe trimestral de Banco de México en el que podría ajustar las previsiones de crecimiento económico.

En Argentina, el peso interbancario se derrumbaba un 1,69% y el índice Merval abrió con alzas por compras de oportunidad luego de abruptas pérdidas por la incertidumbre financiera y política del país.

En medio de una crisis que parece agravarse cada día, el banco central argentino anunció este miércoles limitaciones al financiamiento en pesos a grandes exportadores en busca de detener la sostenida caída del peso argentino.

El peso chileno, en tanto, cotizaba con una caída de un 0,07% y marcaba su mínimo nivel intradía desde enero del 2016, en tanto que el principal índice de la Bolsa de Comercio de Santiago, el IPSA, mostraba un ligero avance de 0,02%.

En Colombia, el peso caía un 0,31% y alcanzaba nuevos mínimos récord, mientras el índice COLCAP de la bolsa escalaba un 0,62%.

En las primeras operaciones, el sol peruano, operaba casi estable y el referente de la bolsa limeña subía un 0,38%.